Intendentes e inmobiliarias sugieren aumentos no mayores al 30% anual, pero no todos lo respetan


viernes 14 de septiembre de 2018 –
5:35 am

Para muchos, esta vez, las únicas opciones serán los destinos que en tiempos de dólar “barato” quedaban relegados a las escapadas de fin de semana, antes o después de tomarse vacaciones en Brasil, Chile o Uruguay.

Por eso ahora, con el dólar a esta altura del año al doble de lo que cotizaba en el verano pasado, los principales destinos de la Costa Atlántica aguardan no sólo a los fieles turistas de cada temporada, sino también a aquellos a los que esta vez las fronteras les resultarán económicamente infranqueables.

Según indica el diario Clarín, los operadores creen incluso que las estadías, como no ocurre hace años, se estirarían y alcanzarían un promedio de siete noches.

Pero para que esto ocurra saben que deben ser cuidadosos al fijar tarifas. Y, ante la posibilidad de que las buenas expectativas impulsen subas desmedidas, los operadores de turismo piden que los aumentos no superen el 30% anual.

 

En las comunas, en tanto, buscan incluso promover una pauta más cercana al 25%, según voceros consultados. Por lo pronto, en Mar del Plata ya se cerraron algunas operaciones.

Para congelar el valor, a algunos les piden cancelar ahora el total de la reserva; a otros les toman hasta el 40% de seña y les conceden pagar el resto al ocupar la propiedad.

En promedio, en estos días se paga por un departamento en el centro de la ciudad, por una quincena de enero, unos $ 20.000 para cuatro personas y con cochera.

En Pinamar, por el alquiler mensual de una casa en enero se piden hoy $ 120.000, o $ 66.000 la quincena. Es una casa de tres habitaciones con dependencia y cochera, para ocho personas, a una calle del centro y a cuatro de la playa.

 

Para sus localidades satélites, Ostende y Valeria del Mar, así como el exclusivo bosque de Cariló, el alza de los alquileres ronda el 25%.

El turista que elige Pinamar o Cariló no suele ser aquel que espera el aguinaldo para cancelar pagos. Por eso, a quienes ya en estos días pretenden fijar el valor de la propiedad les exigen una seña y la cancelación 15 días después.