En su primera conferencia de prensa en solitario como presidente de Estados Unidos.

Viernes 17 de Febrero de 2017

 

En su primera conferencia de prensa en solitario como presidente de Estados Unidos, Donald Trump defendió su administración y su agenda, atacó a la prensa, se quejó de haber heredado “un desastre” y negó, más de una vez, que él o algún miembro de su equipo hayan tenido contactos antes de las elecciones con el Kremlin, acusado de interferir en la campaña.

Además, Trump anunció que investigará las filtraciones a la prensa, presentará un nuevo decreto para restringir la inmigración y un plan de reforma de salud, y sugirió que podría mantener las protecciones a los jóvenes dreamers indocumentados.

Trump dijo que su gobierno funciona como una “máquina bien afinada” y trazó una realidad distópica, tal como había hecho durante la campaña, para quejarse de la herencia recibida. “Para ser honestos, heredé un desastre, ¡un desastre! Dentro y fuera del país. ¡Un desastre!”, afirmó.

Acorralado por las nuevas revelaciones de su supuesto vínculo con Rusia, Trump aprovechó la ocasión para desatar una catarsis contra la prensa, la comunidad de inteligencia y sus críticos luego de tres semanas al frente del país en las que su gobierno ha sido retratado con una palabra: caos. “Prendo la tele, abro los diarios y veo historias de caos. ¡Caos! Pero es exactamente lo opuesto. Esta administración está funcionando como una máquina bien afinada, a pesar de que no puedo tener todo mi gabinete aprobado”, afirmó.

f:ML