Son unos pequeños auriculares inalámbricos capaces de ofrecer una calidad de sonido aceptable con una experiencia de uso excelente y un precio elevado

Apple - AirPods

Apple apuesta por el sonido. La mayor compañía tecnológica por valorización bursátil fue capaz de reinventarse múltiples veces a lo largo de sus 40 años de vida.

Si ya tenía un pie dominante en el mercado musical con el iPod y iTunes que dominaron la industria durante la década pasada, ahora tendrá dos con una estrategia a largo plazo para dominar el mercado auditivo.

Apple arriesgó eliminando el puerto para auriculares del iPhone 7, y no ha vuelto a mirar atrás. La decisión fue controvertida como pocas en la industria de la electrónica de consumo, dividiendo a entusiastas y aunando las críticas de sus detractores.

El mayor consuelo para la compañía es que otros grandes gigantes de la industria como Google o Xiaomi han elegido el mismo camino con sus terminales estrella.

 

Samsung ha demostrado con el Galaxy S9 que sigue resistiendo como el último abanderado de los auriculares tradicionales.

Pero al mismo tiempo que Apple presentaba el iPhone 7, mostraba el camino al resto de fabricantes con los AirPods.

Unos pequeños auriculares inalámbricos capaces de ofrecer una calidad de sonido aceptable con una experiencia de uso excelente y un precio elevado. Un año después de su lanzamiento son uno de los productos mejor valorados por sus clientes, según las encuestas de consumo.

No solo han tenido una buena recepción por parte del mercado, están siendo comprados en masa contradiciendo la mayoría de análisis de consultoras presentados poco después de su lanzamiento.

Durante su primer año de ventas han vendido unas 15 millones de unidades, 1 por cada 30 iPhone en el mercado aproximadamente, según la consultora KGI especializada en la cadena de proveedores asiática, citada por el diario catalán La Vanguardia.

 

Durante este año, las estimaciones de ventas son el doble, entre 25 y 30 millones de AirPods vendidos. A modo de comparativa, la gama iPod llegó a vender 55 millones de unidades durante 2008, su mejor año.

Este año presentará una versión renovada de los AirPods con mejor soporte para Siri, su asistente virtual, según Bloomberg, y en 2019 incorporarán una versión con mayor resistencia al agua.

La compañía no parará ahí, su marca Beats de auriculares fue renovada con características similares a los AirPods, y planea unos auriculares de gran formato con cancelación de sonido para completar la gama bajo su propia marca.

 

Si en algún momento Apple decide eliminar la marca Beats y mantener una única gama de auriculares bajo su nombre será el fin público de una compañía que adquirió por 3.000 millones de dólares en 2014.

Lo que no parece estar funcionando bien es el HomePod. El altavoz conectado para el hogar llegó a las tiendas de Estados Unidos, Reino Unido y Australia en febrero y fue recibido por laudes en cuanto a calidad de sonido y críticas por el software.

Apple no revela cifras de ventas de forma pública, pero Barclays ha emitido una nota a sus clientes calificando las cifras iniciales del HomePod como “decepcionantes” sin mencionar tampoco datos nominales de demanda. Una de cal y otra de arena.

f:nexofin