Actualmente ambos cumplen condenas por narcotráfico en la cárcel Federal de General Güemes.

 

 

Finalizada la feria judicial de enero se espera el inicio de una serie de juicios de gran repercusión, uno de los cuales hace referencia a los hermanos Raúl y Delfín Castedo, imputados por el homicidio de la pequeña productora Liliana Ledesma.

Antes de morir, Liliana Ledesma sostenía que el diputado Ernesto Aparicio y los hermanos Raúl y Delfín Castedo, estaban vinculados al narcotráfico.

Los acusados de nacionalidad boliviana están detenidos por los los delitos de instigación al homicidio calificado por alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas en perjuicio de Ledesma. Actualmente ambos cumplen condenas por narcotráfico en la cárcel Federal de General Güemes.

Ledesma fue asesinada con signos de crimen mafioso, en septiembre de 2006 en Salvador Mazza, cuando comenzó a denunciar el accionar de los Castedo que bloqueaban caminos para obligar a los campesinos, que debían circular por la zona junto a su ganado, a abandonar el lugar, dejándolos libre de testigos para el contrabando de drogas ilegales.

Esos bloqueos por un lado y zona liberada por otro se producían en un sector conocido como Madrejones, los portones que cerraban el paso se habían instalado cerca de la finca El Pajeal, que figura a nombre de la familia Ernesto José Aparicio, un diputado de la zona que también fue nombrado por Ledesma, como partícipe del accionar delictivo, pero que en la práctica era administrada por los Castedo.

El juez Nelso Aramayo fue quien elevó el año pasado la causa para su requisitoria a juicio y así se dispuso remitir el expediente a la Sala 1 del Tribunal de Juicio de San Ramón de la Nueva Orán que intervino originalmente en el trámite, sin que hasta ahora se haya colocado en la agenda con fecha.

Siete puñaladas a Ledesma

En septiembre de 2006, Liliana Ledesma murió de siete puñaladas, dos de ellas mortales: en el estómago y en el corazón. Su cuerpo además tenía un tajo que comenzaba en el labio superior que dejaba al descubierto dientes y encías, en un claro mensaje mafioso.

Un mes antes de morir, en Nuevo Diario de Salta y en FM Noticias, Ledesma, afirmó que si algo le pasaba los responsables serían el por entonces diputado Ernesto José Aparicio y los hermanos Raúl y Delfín Castedo, vinculados al narcotráfico.

Raúl “Ula” Castedo, fue detenido en Bolivia y extraditado a la Argentina el 6 de junio del 2016. En tanto, Delfín Reynaldo Castedo luego de diez años de estar prófugo fue detenido por Gendarmería Nacional en julio de 2016 en una calle de la localidad de Ituzaingó, Buenos Aires.