La Inspección General de Justicia (IGJ) realizó un sumario sobre sus cuentas en el que detectó problemas de papeles y dudas sobre la forma como se financia

 


Miércoles 13 de junio de 2018 –
5:19 am
Moyano

El Gobierno avanza sobre una de las patas del emporio que conduce el clan Moyano : el Instituto de Capacitación de Trabajadores Camioneros.

La Inspección General de Justicia (IGJ) realizó en los últimos días un sumario sobre sus cuentas en el que detectó problemas de papeles y dudas sobre la forma como se financia.

Se trata de una asociación civil emplazada en un edificio de Constitución con simuladores de camiones importados de tecnología de punta, donde el gremio ofrece cursos a los hijos de los trabajadores.


 

La entidad, inscripta como asociación civil y emplazada en la calle Inclán al 2400, en un edificio de 1000 metros cuadrados que pertenecía a Xerox, tiene seis presimuladores de chasis Mercedes-Benz Atego y un simulador de Fiat Iveco Strallis que replica maniobras en circuitos “con una representación visual de más de 180° grados”, según se describe en el sitio de la escuela.


 

Los equipos son de marca Indra y están valuados en unos US$6 millones, según señalaron desde Camioneros al diario La Nación. Fueron importados con una rebaja arancelaria durante el kirchnerismo.

Según constataron inspectores del Gobierno, a pesar de las onerosas instalaciones que tiene la escuela, la asociación civil no tiene patrimonio propio.

Los inspectores del Gobierno consignaron durante una visita que no quedan claros “los medios por los cuales el instituto solventa su estructura operativa, así como el detalle de los activos y la titularidad de los bienes muebles observados”.