Las denuncias de corrupción llegaron al Ministerio de Seguridad, el jefe del escuadrón será trasladado a Campo de Mayo.

 

 

Días atrás se daba a conocer en los medios de comunicación que la corrupción invadió el Escuadrón 22 de Gendarmería Nacional en San Antonio de los Cobres. Malversación de fondos, robo de combustible, negociado de autopartes, y hojas de coca, marcaban la agitada agenda de denuncias de Antonio Alejandro Quispe, jefe del escuadrón.

En la jornada de ayer a las 19:20, a 10 días de publicadas las acusaciones con material filmográfico, el Ministerio de Seguridad de la Nación se hizo presente en San Antonio de los Cobres. Sin darle tiempo suficiente de borrar algunas pruebas, los funcionarios allanaron el Escuadrón 22 buscando recibos o material que sirva de prueba en relación a estas acusaciones.

Llamativo resulta que ante este procedimiento no se haya apartado al jefe de escuadrón, que por las acusaciones que pesan sobre él podría estar viciando la investigación, fuentes cercanas, que prefirieron mantener en reserva su identidad por miedo a represalias, dijeron a Que Pasa Salta “están limpiando los papeles”, y explicaron que cualquier otro con una denuncia de ese tipo hubiese sido puesto en disponibilidad para no entorpecer la investigación del Ministerio.

¿Premio o Castigo?

“Cuando estas denunciada/o te pasan a disponibilidad para no entorpecer la investigación, es una normativa de Gendarmería Nacional”, explicaban a Que Pasa Salta.

En rigor de verdad, no solo no pasaron a disponibilidad a Antonio Alejandro Quispe, jefe del Escuadrón 22 de Gendarmería en San Antonio de los Cobres, sino que el oficial será trasladado a Campo de Mayo.

Por supuesto, su traslado incluye las compensaciones salariales para que el oficial Quispe no pierda los beneficios que por su ardua tarea como gendarme, al servicio de la comunidad, le fueron otorgados.

f: Quepasasalta