IMG-20190301-WA0003

1 de marzo 2019 – El intendente habló de sus aspiraciones políticas en el Concejo Deliberante.

La apertura de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante de Salta fue muy distinta a las tres anteriores que realizó Gustavo Sáenz. Aunque su discurso estuvo centrado en un repaso de su gestión, casi al finalizar confirmó algo que todos veían venir desde hace tiempo: será candidato a gobernador dentro de un espacio que incluirá al actual diputado nacional Alfredo Olmedo.

“Nunca fui el elegido de nadie, siempre desde abajo peleé por mis sueños, siempre tuve el desafío a seguir y hoy quiero decir, en esta casa que me vio nacer hace muchos años como el presidente más joven del Concejo Deliberante, que tengo la convicción y más fuerzas que nunca para ser el candidato a gobernador de la provincia de Salta. No fue una decisión fácil, como todas las decisiones en mi vida”, expresó.

Si bien la candidatura de Sáenz era casi un hecho, hasta ahora nunca no lo había dicho de manera oficial. En su círculo íntimo aseguraban que su postulación era una realidad y solo faltaba que la confirmara.

Minutos antes de iniciar el discurso de apertura también se lo dijo a los medios de comunicación. Ante la pregunta de un periodista sobre su candidatura a gobernador, la respuesta fue afirmativa.

A tan solo seis meses de las elecciones primarias para la gobernación, poco a poco va definiéndose quienes serán los candidatos para ocupar el sillón que dejará vacante Juan Manuel Urtubey después del 10 de diciembre de 2019.

Los últimos cinco minutos del discurso de Sáenz estuvieron cargados de mensajes políticos. “No creo en los sentidos de pertenencia, en ‘sos de, venís de o sos el candidato de’.Quiero ser el candidato de la gente, el elegido de la gente”, clamó el jefe comunal ante una audiencia exaltada que celebró de pie el anuncio de la candidatura.

“Calumnias”

El intendente también hizo referencia a las publicaciones del periodista Horacio Verbitsky, según las cuales el fiscal federal Carlos Stornelli extorsionaba a testigos y empresarios que estaban vinculados a la causa de los cuadernos y Gustavo Sáenz era el “recaudador”.

“He sido víctima, y es de público conocimiento, de infamias, calumnias, de agravios, de operaciones mediáticas y políticas oscuras que nos retrotraen a la vieja política. Soy un hombre de desafíos, de sueños, de lucha. Por eso, que Dios perdone a aquellos que canallescamente intentaron ensuciar y enlodar el honor de mi familia y la memoria de mis padres”, remarcó el intendente capitalino.

Gustavo Sáenz agradeció a todos los concejales municipales que ninguno haya aprovechado la situación para hacer política, a pesar de que muchos pertenecen a partidos de la oposición. “No como otros que intentaron ensuciarme”, agregó.

 

Olmedo

Gustavo Sáenz llegó al Concejo Deliberante acompañado de Alfredo Olmedo. El miércoles ambos se habían reunido, en lo que fue la confirmación de que Olmedo se bajaba de la carrera presidencial para ir a una interna con Sáenz por la gobernación. Sin embargo, ayer aclararon que compartirán un mismo espacio político y que en los próximos meses habrá definiciones sobre la fórmula.

“Vamos a trabajar con grandeza, con humildad, vamos a trabajar sin mezquindades y es por eso que ustedes aquí tienen a dos candidatos a gobernador y le agradezco a Alfredo Olmedo que nos acompañe en el mismo espacio. Les aseguro que con la gracia de Dios y con el acompañamiento del pueblo, de aquí va a salir el gobernador de la Provincia”, aseguró Sáenz.

Con respecto a la campaña, el intendente pidió afrontarla con propuestas e ideas para hacer una Salta mejor, “sin agravios personales ni discusiones inútiles y estériles porque en esta contienda no somos enemigos sino adversarios”.

“Nuestros desafíos son mejorar la salud, la educación, el acceso a la vivienda, contar con pueblos y ciudades con mejor infraestructura urbana y de servicios. Les pido a mis funcionarios que estén cerca de la gente, que encarnen sus esperanzas y que busquen soluciones”, dijo.

 

La fórmula ya está, falta ver en qué orden

Sáenz y Olmedo acordaron compartir un espacio político, con un mecanismo que, creen, les permitirá acumular la intención de voto de ambos. No habrá entre ellos interna ni PASO. Dentro de dos meses, luego de recibir los informes de tres consultoras diferentes, resolverán cuál es el candidato a gobernador y cuál a vice. Pero la fórmula solo tendría dos variantes: Sáenz – Olmedo u Olmedo – Sáenz. Según calculan, el intendente capitalino saca ventaja en la ciudad y el diputado nacional va adelante en el interior provincial. En política, 3 más 2 puede ser 4, 5 o 6. De esta manera, queda claro que Olmedo abandona la campaña presidencial, aunque aún no lo oficializó. Además, aún no se perfila quién será el contendiente más fuerte del binomio, si es que el sorprendente acuerdo se mantiene hasta el final.

f: El Tribuno