Su rol como intermediario en asuntos empresariales y políticos lo llevó a ser un nombre conocido en el círculo rojo argentino, pero desconocido para el ciudadano común; su vínculo con Odebrecht y su lujosa “segunda casa”

Casa-Rosada

Por Matías Ferrari

La publicación del exitoso libro “El Salto de papá”, escrito por el periodista Martín Sivak, recorre la vida de su padre, Jorge Sivak, un banquero comunista que decidió quitarse la vida en los años noventa. Para dar con las razones que llevaron a su padre a tomar esa decisión, el periodista hurga en archivos, grabaciones y entrevista a aquellas personas que lo rodearon durante su carrera política y empresaria.

Entre los nombres que surgen en el libro está el de Martín “Pica” Benedettini, a quien Sivak presenta como un hombre muy vinculado a empresas brasileras. Le dicen “Pica” por “Picante”.

“Se  describió como una suerte de intermediario capaz de administrar conflictos entre poderosos”, cuenta Sivak, en su libro. Segundos después de conocerse, Benedettini presumió sobre la casa en Tortuguitas que acababa de comprarle a Susana Giménez. “¡Todos los ladrones de este país están en ese country!”, se quejó.

Según el libro, Jorge Asís, quien participó del primer encuentro entre el autor y “Pica”, le advierte al primero por el grosor de la billetera de su amigo: “Hace fortunas. ¡Mirale la billetera, llena de plata!”. Benedettini suele atender temas políticos y de negocios en el lujoso Palacio Duhau, su segunda casa; de hecho, su cumpleaños número 60 lo festejó allí con una cuarentena de invitados, entre quienes destacaban políticos, empresarios y periodistas.

 

Sobre su trabajo, él mismo se describió de la siguiente manera ante Sivak: “Un tipo le reclama tres millones a Franco Macri; yo lo bajo a 1.200 millones y le cobro 120.000 a Franco”. Un intermediario que cobra el 10% por sus gestiones.

Al relatar su primer encuentro con “Pica” Benedettini, el periodista recuerda: “Me dijo que había hecho fortunas como representante de empresas de Brasil; que se reunía con ‘el Bizco’ (el ex presidente Néstor Kirchner) una vez al mes; que el país estaba ‘hecho mierda’. Hablaba mucho: sin parar, sin escuchar”. Luego el nombre de Benedettini quedó pegado al escándalo que estalló en Brasil con la empresa Odebrecht por coimas millonarias. De hecho, los hilos que lo vinculan a Odebrecht quedaron expuestos cuando un periodista de Perfil, en una reciente entrevista a Jorge “Corcho” Rodríguez -intermediario en el pago de coimas de la empresa-, le preguntó si conocía a “Pica”.

Si bien tiene buena relación con el presidente, Mauricio Macri, y con gran parte de los nombres que integran Cambiemos, “Pica” pronosticó ante Sivak que el Gobierno no llegaba a fin de año y que el presidente “estaba de vacaciones perpetuas”. Momentos después de pronunciar esta frase en su encuentro con Sivak, se paró a saludar con un abrazo al presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

Su rol en Odebrecht y el “favor” fallido de Servini

María Servini

En abril pasado, la Cámara Federal reabrió una causa que había sido cerrada por decisión de la jueza federal María Romilda Servini de Cubría, donde se investigaba a la empresa Odebrecht y a ex funcionarios kirchneristas por presuntas irregularidades y sobreprecios en la construcción de la red de gasoductos impulsada por Julio de Vido.

Según reveló LPO, quien habría conseguido el “favor” de la jueza habría sido Benedettini. El vínculo entre operador y Servini de Cubría quedó también demostrado en el cumpleaños 60 del empresario: el nombre de la jueza estaba en la lista de invitados del Palacio Duhau.

Sin embargo, los tentáculos de “Pica” no llegaron al despacho del fiscal Federico Delgado, que pidió revisar el cierre de la causa. Más tarde, en abril del 2017, los camaristas Eduardo Farah y Martín Irurzun le dieron la razón a Delgado y ordenaron reabrir la causa, dejando sin efecto las presuntas presiones de “Pica” en Comodoro Py.

Amorío con Madonna

Benedettini también figura en el libro de Hugo Alconada Mon Boudou , Ciccone y la máquina de hacer billetes. Allí, el periodista de La Nación cuenta una historia entre “Pica” y la estrella mundial de la música pop Madonna.

En ese momento, Benedettini salía con una ex pareja de Mauricio Macri, con quien fue a cenar a la parrilla “La Cabaña”. Al momento de sentarse, vio que en una mesa cercana estaba Madonna, acompañando su asado con un jugo de pomelo. Ahí fue cuando “Pica” se acercó con una botella de malbec. A los pocos días, ambos se encontraron en privado. Y los encuentros luego se repitieron en Nigeria y Londres, según relató el propio Benedettini en “El salto de papá”.