A través de la red, se puede acceder a una gran cantidad de ofertas de vehículos con imágenes, variedad de modelos, precios y mucha información. ¿Qué se debe tener en cuenta?

En la actualidad, Internet es la forma más rápida de buscar información previa a la compra de cualquier bien, y los no son la excepción.

Hay una enorme cantidad de sitios web clasificados para publicar vehículos usados o 0 km, tanto de particulares como de concesionarias.

Incluso, varias concesionarias tienen webs propias o shops en plataformas como MercadoLibre, donde ofrecen autos con valores publicados, imágenes, información y datos, todo lo necesario para tomar la decisión a un click.

Pero, cómo encontrar un auto online y no ser estafado o engañado por el vendedor, ya sea por el estado en que se encuentra o porque le faltan papeles, es lo más importante.

Según detalla el Cronista Comercial, lo que permite Internet es ahorrar tiempo al momento de tomar la decisión de compra.

A través de ella, se puede acceder a una gran cantidad de ofertas de vehículos con imágenes, variedad de modelos, precios y mucha información, así como a las ventajas por comprar o contactar vía web.

Para las concesionarias, la exposición en los sitios webs de clasificados o las opciones de comercio electrónico son un canal fundamental de comunicación que viene a multiplicar las oportunidades de las ventas presenciales, dado que permite ofrecer vehículos de manera más sencilla con la ventaja de llegar masivamente al usuario-comprador que hoy está habituado a realizar sus búsquedas online a través de su celular o laptop, dejando casi sin uso los clasificados de papel.

Para quienes están en la búsqueda de un auto, hay algunas recomendaciones básicas a tener en cuenta:

1) Consultar en webs verificadas o reconocidas: independientemente de estar buscando un vehículo nuevo o usado, Internet permite comparar precios y modelos. Hoy proliferan los portales, plataformas y apps para encontrar la mejor opción posible.

Sin embargo, es recomendable visitar oficiales de las marcas y concesionarias, y portales de venta reconocidos como MercadoLibre, Olx, AutoFoco, DeMotores, AutoCosmos, AlaMaula y CordobaVende por mencionar algunos, que garanticen la verificación de la identidad del vendedor.

2) Particular o concesionario: antes de tomar la decisión de compra, hay que seleccionar el tipo de vendedor, algo que es casi fundamental cuando se trata de un usado. Si bien hay mucha oferta en sitios como Olx o MercadoLibre, también se corre el riesgo de caer en estafas o engaños.

En general, los precios de los particulares son más bajos, pero comprar en una concesionaria puede tener mayores garantías, aunque también puede llevar a una mala experiencia.

Por eso, se recomienda consultar con el sitio de la Asociación de Concesionarias de la República Argentina (ACARA), entidad que nuclea a los comercios habilitados para la venta de autos.

3) Verificar el valor del auto: para decidir comprar, primero hay que aplicar el sentido común y tomar los recaudos necesarios para evitar posibles engaños. Cuando el precio del auto está muy por debajo de los valores de mercado, es posible que se trate de una futura estafa.

En estos casos, el vendedor -en general sucede con particulares- solicita dinero adelantado para reservar el vehículo, alegando que la venta debe ser urgente por cuestiones de viaje, o problemas familiares o económicos, y luego desaparece con el dinero.

Si se tiene en cuenta la primer recomendación, hay que usar sitios oficiales o reconocidos, que cuentan con términos y condiciones para los vendedores y consejos de seguridad con políticas anti-fraude que disminuyen estos riesgos. Además, es preciso estar atentos y conocer los precios de mercado.

Para ello, hay webs como AutoCosmos.com.ar, que publica guías de precios de referencia, o MercadoLibre, que tiene la lista de precios de ACARA.

4) Realizar muchas consultas: primero, hay que seleccionar varias publicaciones, de forma tal de hacer el seguimiento y tener un contacto directo con el vendedor.

Si bien, en general, los avisos ofrecen una buena descripción con datos del vehículo e incluyen, en su mayoría, fotografías que permiten visualizar su estado, hay mucho que preguntar: antigüedad, estado de los papeles, cantidad de kilómetros, veces que fue al mecánico, arreglos realizados, frecuencia del cambio de neumáticos, si ha tenido choques, motivos de la venta… toda información necesaria en caso de ser un usado.

Si se trata de un 0 km, es menester verificar que el vendedor trabaje en el concesionario, tenga un teléfono de contacto en el local, que el concesionario figure en ACARA y buscar referencias en los comentarios de otros compradores.

5) Verificar antes de comprar: resulta clave conocer el estado de los papeles del auto para evitar disgustos. Para ello, hay que solicitar al vendedor que publique o envíe imágenes con las copias de esta documentación, con el objetivo de poder hacer un rastreo en las entidades pertinentes, como el caso de la titularidad a través de la patente.

f: Nexofin