Las formas, espacios, presión que se ejerce y demás factores revelan ciertos rasgos

Como si fuese nuestra huella dactilar, cada persona tiene su propia forma de escribir a mano. Esta forma de escribir es única, pueden encontrarse grafías muy similares, pero nunca idénticas. Y de esta forma de escribir pueden obtenerse muchos e interesantes datos acerca de la personalidad de una persona. Y también acerca de su salud.

La forma de escribir puede revelar hasta 5.000 rasgos de la personalidad y salud. Estos son algunos ejemplos:

La forma del punto: escribir puntos grandes es algo habitual en personas abiertas y extrovertidas, sociables y atentas. Por el contrario, escribir puntos pequeños es propio de personas tímidas, meticulosas, con gran capacidad de concentración, estudiosas y más solitarias. Puede ocurrir que tu punto no sea ni grande ni pequeño, más bien intermedio. Estos son propios de personas que se adaptan muy bien a nuevas situaciones.

Espacio entre palabras: separar mucho las palabras es propio de personas a las que no les gusta que les agobien, que son muy celosos de su libertad y que odian los espacios llenos de gente. Dejar poco espacio entre palabras suele ser habitual en personas que no pueden estar solas, a las que les gusta reunir a gente y que pueden llegar a ser un poco intrusivos en las vidas de los demás.

Inclinación de letras y palabras: las personas que no dan inclinación a sus letras suelen ser aquellas que son más lógicas y racionales y que no permiten que sus emociones afloren, tampoco a la hora de expresar las positivas, como la alegría. Si las letras se inclinan hacia la derecha, hablamos de personas a las que les gustan las nuevas experiencias y a las que les gusta abrirse a conocer gente nueva. Inclinadas a la izquierda, es habitual en gente a la que no le gusta hacerse ver y prefiere ‘trabajar detrás de las cámaras’. Curiosamente, si esto ocurre en personas zurdas, suele asociarse a personas rebeldes.

Forma de las letras: las redondeadas son características de las personas más creativas y artísticas, mientras que las letras puntiagudas muestran una personalidad más agresiva, intensa, muy inteligente y curiosa. Por otro lado, aquellas que conectan las letras al escribir muestran una personalidad lógica, sistemática y que toma las decisiones a conciencia.

 

Giros o vueltas: ocurre en los casos de las letras ‘l’ y ‘e’. Cuando la vuelta de la ‘l’ es estrecha puede mostrar que esa persona se está reprimiendo de algo, lo que llevaría a un sentimiento de mayor tensión. Por contra, una ‘l’ con un giro más abierto muestra a una persona más relajada y espontánea. En el caso de una ‘e’ escrita con una vuelta cerrada puede significar que esa persona es más escéptica hacia los demás y no se ve influenciada por las emociones de los otros. Sin embargo, una ‘e’ más amplia es propia de personas de mente abierta y que disfrutan probando nuevas experiencias.

Los puntos sobre las íes: las personas con una mayor imaginación tienden a puntuar con una mayor separación justo encima de la ‘i’, mientras que los que lo hacen más próximos a la letra son más detallistas, organizados y decisivos en lo que dicen o hacen. Colocar el punto hacia la izquierda es signo de personas que posponen sus tareas o decisiones. La forma del punto también es importante, ya que aquellos que puntúan sobre la ‘i’ con un círculo son más visionarios e infantiles, y aquellos cuyo punto se parece más a una tilde son demasiado autocríticos, carecen de paciencia o bien son personas que no aprenden de sus errores.

La cruz en la ‘t’: colocar la línea que cruza la letra ‘t’ en lo más alto es propio de personas ambiciosas, optimistas y con muy buen autoestima. Si la raya cruza por la mitad de la letra muestra a personas seguras y que se sienten cómodas consigo mismas. La longitud de la línea también es importante, ya que una línea larga suele ser habitual en personas resueltas y entusiastas. Sin embargo, también puede significar que esa persona sea más testaruda y le cueste más olvidar las preocupaciones. Por el contrario, una línea corta es más propia de personas vagas y con falta de determinación.

 

Oes abiertas y cerradas: una ‘o’ abierta es más habitual de personas habladoras, sociables, capaces de expresar sus sentimentos y con pocos secretos. No obstante, escribir una ‘o’ más cerrada pone de manifiesto que esa persona es más reservada, introvertida, y más limitadas para compartir sus sentimientos personales.

Las eses minúsculas y cursivas: cuanto más rendonda sea esa ‘s’ más complaciente será esa persona y tenderá a evitar la confrontación. Una ‘s’ minúscula puntiaguda es más característica de personas a las que les gusta aprender cosas nuevas, son curiosas y ambiciosas. De hecho, cuanto más alto y puntiagudo sea el pico de la ‘s’, más ambiciosa será esa persona. Por el contrario, una ‘s’ minúscula que se ensancha en la base puede significar que esa persona se dedique a una profesión o actividad que no le gusta.

16manoescritura630gr

Márgenes en las páginas: dejar un margen a la izquierda es más propio de personas que suelen vivier en el pasado y les cuesta más pasar página. Aquellas que escriben por toda la hoja sin dejar un margen no son capaces de quedarse quietos o relajarse, su mente no para. Los que dejan un margen a la derecha temen lo desconocido y se preocupan constantemente por el futuro.

Presión: cuanta mayor sea la presión ejercida sobre el papel, mayor será el compromiso de esa persona, se tomará los asuntos de manera más seria. Si la presión es excesiva puede denotar nerviosismo y que esa persona reacciona rápidamente a las críticas. Una escritura más ‘ligera’ sobre el papel es más propia de personas sensibles y empáticas, pero también es signo de una falta de vitalidad.

Velocidad: aquellos que escriben más rápido son impacientes, no les gusta que algo se retrase ni perder el tiempo. Sin embargo, una escritura más lenta es más común encontrarla en personas más organizadas, metódicas y autosuficientes.

 

Firma: las firmas ilegibles son habituales en personas más reservadas, difíciles de ‘leer’ o entender, mientras que si una firma se entiende a la perfección es probable que la persona que la haya escrito se sienta más segura y cómoda en su propia piel, y que no necesite fingir algo que no es.

Detector de mentiras: aquella escritura a mano que se vea más apretada, que no está alineada respecto al resto del texto o bien su escritura es diferente a la demás puede indicar que se esté mintiendo.

recetando

Lo que tu escritura dice de tu salud

Alta presión arterial: escribir con una presión variable puede ser un indicador de que la tensión arterial esté alta.

Enfermedad de Alzheimer: la escritura se deteriora al mismo tiempo que fallan las facultades mentales. Uno de los factores incluye una escritura irregular o letras emparejadas que se alteran con temblores en la escritura. La forma de escribir también será más lenta.

Esquizofrenia: cuando la inclinación varía en una misma frase o en una palabra que se repite con frecuencia puede significar que esa persona no tiene un contacto continuo con la realidad.

Enfermedad de Parkinson: uno de los signos del parkinson es una escritura ilegible y pequeña, hasta el punto de que en ocasiones es tan pequeña que el que la ha escrito no puede leerla.

Estados de ánimo: una escritura en la que se ejerce mayor presión sobre el papel, con mucho texto junto que a primera vista parece más oscuro, o bien que se puede apreciar por la otra cara de la página indica que esa persona tiene un alto nivel de energía. No obstante, aquella escritura más ligera indica una falta de energía o de cansancio.

Fuente: 20 minutos