El BCRA subió el rendimiento en el mercado secundario el jueves y el viernes, en un intento de retirar pesos del mercado y domar la inflación

lebac

Puntos a considerar en materia económica. Las Lebac son prácticamente un plazo fijo. Se compran desde el home banking a riesgo prácticamente nulo y, al plazo determinado, el Banco Central devuelve el capital más el interés.

Pero hay una pequeña gran diferencia entre una y otra inversión: mientras el plazo fijo rinde, en promedio, 17,48% anual, las Lebac pagan un interés cercano al 28%. Son diez puntos de diferencia.

Ahí radica el furor por las Letras del Banco Central. El BCRA subió el rendimiento de las Lebac en el mercado secundario el jueves y el viernes, en un intento de retirar pesos del mercado y domar la inflación.

 

Según indica el sitio de TN, los inversores reaccionaron y se desprendieron de dólares para comprar estos instrumentos. La divisa ahora ronda los 17 pesos, pero mantuvo la calma durante la última semana, después diez días de subas sostenidas.

Las Lebac fueron el gran refugio del inversor conservador durante el último año y medio, con rendimientos siempre superiores en al menos cuatro puntos a la inflación esperada.

La autoridad monetaria licita Lebac una vez al mes y debe renovar vencimientos de letras por más de 500 000 millones de pesos el próximo martes. El instrumento más corto será a 28 días de plazo.

 

Usa las Lebac para expandir o achicar la base monetaria: o agrega o retira pesos del mercado. Si los retira, es porque nota que hay más presiones inflacionarias. El consenso de los analistas es que la inflación no afloja y, por lo tanto, la tasa de interés no bajará.

“Se descarta por completo que haya baja de tasa de interés en el cortísimo plazo”, aseveró la consultora Economía & Regiones en un reporte, el viernes.

En los últimos meses, el Central pagó algo más de tasa de interés en el mercado secundario que en el primario.

Desde diciembre de 2015, la operatoria de Lebac se hizo más fácil y las altas tasas volcaron a muchísimos inversores minoristas a estos instrumentos, que llegaron a pagar un interés del 38 por ciento anual en el punto más álgido de suba de precios.

 

Si hasta ese entonces el 20 por ciento de las letras quedaba en manos de inversores no financieros (como bancos, fondos de inversión o aseguradoras), ahora estos se llevan seis de cada diez Lebac. Juegan empresas grandes, medianas o pequeñas que quieren manejar sus fondos.

Y también cada vez más particulares, que tienen la opción de comprar Lebac en la pestaña de al lado a la del plazo fijo.