Cambios en el mundo de la moda

Ashley Graham mide 96-96-116 y, en bikini, romperá la tradición de “cuerpos perfectos” en la popular revista estadounidense. Mirá las fotos y el video.

 

Sports Illustrated publicará por primera vez las fotografías de una modelo curvilínea de talla XL.

Sports Illustrated publicará por primera vez las fotografías de una modelo curvilínea de talla XL.

 

“Sé que mis curvas son sexy y quiero que todo el mundo sepa que las suyas también lo son. No hay ninguna razón para ocultar. El mundo está listo para más curvas en bikini”. A sus 27 años y con esta determinación, la modelo curvilínea de talle XL Ashley Graham se convertirá en la primera modelo de talle grande que aparecerá en la revista Sports Illustrated.

Con sus medidas 96-96-116, la encargada de romper con la tradición de cuerpos perfectos en las páginas de Sports Illustrated protagonizará una campaña publicitaria denominada “Traje de baños para todas” para lograr que todas las mujeres se sientan sexies en malla. Con el hashtag #CurvesInBikinis (curvas en bikinis), la modelo publicó en su cuenta de Instragram un avance de la campaña en la que aparece con un pequeño bikini negro.

La modelo, con su aparición en Sports Illustrated, pretende recordarles a las mujeres que todas las curvas son bellas. Su inclusión en el elenco de ideales femeninos supone un avance en el concepo del “cuerpo perfecto” de la revista, una de las publicaciones referentes para la mayoría de hombres, que esperan encontrar en ella el ideal de mujer perfecta.  En 2011 la publicación estadounidense ya había empezado a pensar en mujeres más reales desde que la voluptuosa Kate Upton apareciera con éxito en su portada.

Con esta campaña,  Graham se convierte en una nueva referente en la promoción de los talles grandes, siguiendo  los pasos de Candice Huffine, que el año pasado, con sus medidas 100 – 83- 110, brilló en Milán, en el lanzamiento del tradicional almanaque Pirelli.

La joven, que ha trabajado para revistas del nivel de Glamour o Elle, confesó al US Weekley que está más que satisfecha con su figura y que considera que sus curvas son de lo más sexy. “No hay ninguna razón para esconderlas y hay todas las razones para presumirlas”, aseguró.

Los tiempos cambian y los cánones de belleza aún más. El 2014 fue el año de la revolución de los estereotipos y el de las modelos de tallas grandes. Por primera vez, múltiples firmas de moda apostaron por tops voluptuosas que ensalzaran un nuevo prototipo de imagen, como fue el caso de H&M con la plus size Jannie Runk o Robyn Lawley para Violeta by Mango.

La semana pasada, la supermodelo Tess Munster fue contratada por la misma agencia que tiene en su staff a Candice Huffine. Los 120 kilos de esta estadounidense de 29 años no fueron un impedimiento para que Milk Management se haga con sus servicios.

 

Fuente: La Vanguardia