Piquete violento:Intentaron quemar un camión  cisterna lleno de combustible

La situación podía haber llegado a consecuencias impensadas pero fue la intervención del propio dirigente de los desocupados de General Mosconi, Mario Rearte, la que colaboró para que los desocupados -la mayoría de ellos del grupo Quebracho de Tartagal, entre los que había encapuchados no identificados- accedieran a retirarse y no continuar con su tentativa de incendiar un camión que transportaba combustible, que había sido hecho rehén por quienes en las primeras horas de la mañana de ayer volvieron a cortar la ruta nacional 34 en dirección al acceso sur de Mosconi.

  Encapuchados prende fuego bajo la cabina del camión.

  Un policía apaga el fuego bajo el camión

Debajo de la caja del camión los manifestantes colocaron leños encendidos y plásticos para avivar el fuego mientras Rearte, según se puede ver en las filmaciones que tomó el periodista de Tartagal Ismael “Bambi” Chamat, el único reportero que se encontraba en el lugar, iba de un lado para otro entre los encapuchados y la policía para evitar una segura tragedia. Un puñado de 4 o 5 uniformados, en medio de la desesperación de todos, seguidos algunos metros atrás por unos 50 efectivos de infantería, se acercaron al camión cisterna para retirar los elementos que alimentaban el fuego que estaba tomando la parte inferior de la cabina de la enorme unidad.

Tensión desde el martes

La situación se tornó tensa en horas de la noche del martes, cuando alrededor de las 20 un grupo se dirigió a cortar la ruta nacional 34 a la altura del acceso sur de General Mosconi y horas más tarde se enfrentó con la policía con mucha más violencia de lo que había ocurrido al mediodía.

Mucho mas violenta fue la ocupación de la ruta concretada en la madrugada de ayer, dado que se instalaron dos piquetes, separados por unos 500 metros, tramo en el cual lograron encerrar a un camión cisterna que transportaba combustible.

Ni bien lo tuvieron de rehén los piqueteros obligaron a bajar al chofer y comenzaron el intento de prenderle fuego.

Cabe consignar que justo en ese sector, a pocos metros de la ruta, se encuentran un asentamiento de criollos y una comunidad aborigen, junto a la zona industrial de Mosconi y una dependencia de la Gendarmería Nacional.

Por eso la alarma. Si el fuego se propagaba podría haber superado ampliamente esos predios y llegar a otros sectores.

Estrategia bien estudiada

Dos grupos bien organizados que mantenían cortado el tránsito después de las escaramuzas y enfrentamientos con personal policial que se produjo en la noche del martes, permitieron alrededor de las 7 de la mañana de ayer que varios vehículos pudieran seguir circulando, entre ellos un camión tanque que circulaba en sentido norte sur cargado de combustible. Unos 500 metros más adelante los desocupados le cortaron el paso y con ese ardid se hicieron del vehículo.

f: El Tribuno