06/10/2014

La entidad bancaria anunció una serie de cambios con el fin de “estimular el ahorro”. Enterate los pro y los contra.

Las nuevas medidas anunciadas ayer por el Banco Central (BCRA) destinadas a “estimular el ahorro” en moneda nacional consistentes en fijar una tasa mínima para depósitos a plazo fijo en pesos, de aproximadamente 23 por ciento anual, y subir a 350.000 pesos la garantía para los depósitos en pesos a partir del 8 de octubre, tuvieron sus opiniones a favor y en contra.

A favor:

En una visión diferente a la de Pignanelli, el economista Esteban Mancusi, del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) juzgó “positivas” esas decisiones: “La llegada de Vanoli le dará una mirada distinta a la economía del BCRA”, opinó el analista del organismo afín al Gobierno, a través de un comunicado.

Para Mancusi, “subir el piso de las tasas juega a tres bandas: que el ahorrista reciba unos pesos más y no vaya al dólar (esperando que la brecha con el blue baje, o se mantenga); que los exportadores comiencen a liquidar los stocks de granos (bajando la expectativa de devaluación) y en tercer lugar, que los bancos reduzcan su ganancia, pasando de 10 puntos a cerca de 5 puntos el spread bancario”.

“Una actitud que podrían adoptar los bancos para mantener sus márgenes es racionar el crédito. Para esta cuestión, serán necesarias otros tipo de medidas y regulaciones. La gestión de (Juan Carlos) Fábrega al frente del BCRA había fijado a los bancos un tope del Costo Financiero Total, pero no les había dicho cuanto tenían que pagar por los depósitos pasivos. Por ello los bancos bajaron esa tasa a 15-18% anual”, agregó.

Analizó que “esto generó que el ahorrista vaya al dólar o a cualquier instrumento que otorgue mas rentabilidad. Además de ello, jugó negativamente con las expectativas de devaluación, como ocurre con el agro reteniendo la cosecha porque espera una devaluación y porque bajaron los precios internacionales”.

En contra:

Pignanelli, ex presidente del BCRA, cuestionó la resolución adoptada por el flamante titular de la autoridad monetaria, Alejandro Vanoli: “Veo una situación muy complicada y con gente que no tiene la menor idea de lo que hay que hacer o, mejor dicho, las ideas que tienen van en sentido contrario de lo que la Argentina necesita”, planteó.

La disposición del Banco Central, advirtió en declaraciones periodísticas, “no va a dar resultado” y “para nada” logrará bajar la tensión sobre el dólar.

Pignanelli fue terminante: “Más allá de los números, acá lo que hay es una falta de credibilidad hacia el Gobierno, hacia el equipo económico y ahora hacia el Banco Central”.

Pignanelli reflexionó que lo dispuesto por el BCRA “apunta a reducir la rentabilidad bancaria porque le pone un piso a los plazos fijos y, a su vez, ya tienen un piso las tasas de interés”.

f