El estudio fue hecho por peritos de la Policía Federal Argentina (PFA) que le entregaron un informe al juez Marcelo Aguinski, ahora indagan al cuñado de Julio De Vido

Claudio Minnicelli

El peritaje auditivo confirmó que las escuchas de “la mafia de los contenedores” pertenece a la voz de Claudio Minnicelli, el cuñado del exministro de Planificación Julio De Vido. En los audios, Minnicelli negocia el precio de las coimas para liberar los contenedores.

El familiar del exfuncionario K está nuevamente ante el juez en lo penal económico Marcelo Aguinsky para ampliar su declaración indagatoria.

Durante la audiencia se prevé que Minnicelli siga con su descargo. En el primer encuentro con el juez, Minnicelli fue arrogante y desafiante, según trascendió desde los tribunales. “Esa no es mi voz”, respondió el cuñado de De Vido cuando le preguntaron por las escuchas que lo involucran en la causa. Por eso, el juez espera por estas horas el resultado de las pericias hechas por la Policía Federal a esos audios.

 

Minnicelli fue trasladado a media mañana desde las dependencias policiales del Barrio Villa Lugano en donde está detenido e ingreso a las 10.45 al juzgado con las manos esposadas, chaleco antibalas, casco en la cabeza y campera, fuertemente custodiado por efectivos de las fuerzas de seguridad.

Hasta ahora no hubo ningún ofrecimiento por parte de Minnicelli ni de su abogado defensor, Luis Vila, de acogerse a la figura de imputado colaborador con la investigación.

En la declaración del miércoles, Minnicelli aseguró que es un empresario dedicado a la venta de vehículos y con proyectos para abrir restaurantes y se quejó de que lo mencionen como familiar del diputado nacional y exministro kirchnerista: “No me gusta que se politice la causa…, dejé de ser Claudio Minnicelli para ser el cuñado de De Vido”.

 

También aseguró que era “ajeno” a las maniobras atribuidas a la llamada “mafia de los contenedores” y que solo tenía relación con algunos de los otros investigados, pero no conocía al resto.

El cuñado de De Vido, de 52 años, hermano de la ex número dos de la Sindicatura General de la Nación (SIGEN), Alessandra Minnicelli, está acusado desde octubre pasado de ser parte de una banda que movió a cambio de dinero y gracias a contactos contenedores que estaban judicializados en el Puerto de Buenos Aires.

Estuvo prófugo hasta el domingo pasado, cuando fue atrapado en una habitación que alquilaba desde hacía tres meses en la localidad de Chapadmalal, a 20 kilómetros al oeste de Mar del Plata, debido a que -según la versión del gobierno- lo vio un vecino y avisó a las autoridades. Había una recompensa de 250 mil pesos para quien ofreciera datos por su paradero.

 

Además de Minnicelli, en la causa ya están procesados otros diez acusados, encabezados por Laborda y Sung Ku Hwang (alias “Mister Korea”), investigados por cobrar coimas para mover y liberar contenedores inmovilizados en el puerto local por la Justicia por problemas de papeles, adulteraciones en el peso y en la calidad de los materiales.

En noviembre pasado Aguinsky dictó los procesamientos por “asociación ilícita” y “contrabando” y dictó embargos por más de 22 millones de pesos a cada uno de los imputados, y luego la Cámara confirmó esa resolución.