El Presidente participa en persona de mesas sectoriales. Toma nota y reta a los ministros que no cumplen con los reclamos. Logística, burocracia y relaciones laborales, sus obsesiones.

El presidente Mauricio Macri durante el cierre de la reunión de ministros de finanzas y bancos centrales del G20 junto al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el titular del Banco Central de la República Argentina, Federico Sturzenegger. 
El presidente Mauricio Macri durante el cierre de la reunión de ministros de finanzas y bancos centrales del G20 junto al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el titular del Banco Central de la República Argentina, Federico Sturzenegger. Foto:NA

 

El presidente Mauricio Macri se sumergió de lleno en la búsqueda de mejorar la competitividad de los sectores productivos y potenciar sus exportaciones con igual “tenacidad” con la que encara la lucha contra la inflación, cuentan quienes lo ven actuar en las mesas que nuclean a representantes públicos y privados. Lo definen como “expeditivo” en eliminar trabas burócraticas para “bajar costos”.

“Anota los reclamos, y en la reunión siguiente toma examen a sus funcionarios preguntando si tal tema que estaba acordado resolver se hizo o no, y a ministros de Producción provinciales los apura con el impuesto a Ingresos Brutos”, relató a PERFIL Daniel Kindevaluc, tambero y presidente de la Federación Entrerriana de Cooperativas que integra la mesa lechera, aunque lamentó que “se avanza a paso lento” en reducir la presión impositiva. Del lado oficial revelaron que a veces “reta” a funcionarios por la demora “en definiciones que dependen del Ejecutivo, por ejemplo, en cuestiones de regulaciones; es intenso pero siempre en buen tono”.

La mesa para impulsar la productividad del yacimiento Vaca Muerta fue la primogénita en 2017, luego siguió la automotriz y otras. El propósito es fomentar más esta dinámica de diálogo que agrupa a todos los actores de las cadenas productivas (empresas, productores, sindicatos). Con ese fin, el Gobierno designó en marzo a Martín Etchegoyen –hombre cercano a la UIA y hasta ese momento secretario de Industria– como jefe de asesores del Ministerio de Producción para liderar ese trabajo. El funcionario contó a PERFIL que la cartera productiva conduce siete mesas, y “la idea es llegar a 14 a fin de año”, e interviene en otras coordinadas por Agroindustria, como la de carnes y leche. En estas dos últimas participó Macri, al igual que en la automotriz, y en la recientemente lanzada en Misiones de la cadena forestoindustrial. Según Etchegoyen, “el presidente quiere participar cada vez más en las mesas”.

Funcionamiento. Etchegoyen explicó que “el fin es estructurar el diálogo en sectores donde hay oportunidad para mejorar la competitividad”, y el eje común que aparece es “el tema logístico, aspectos para bajar costos laborales no salariales ya sea porque hay que adaptar formas de trabajo a los cambios tecnológicos o abordar temas como ausentismo;  apertura de nuevos mercados, junto con la simplificación burocrática, revisar las regulaciones, registros, que agregan costos innecesarios”. En otros aparece “la necesidad de mejorar las alternativas para incorporar nuevos equipos, lo que implica buscar financiación”. Las reuniones grandes se realizan cada “45 a 60 días” donde “se define una agenda, y se deriva a grupos de trabajo que se juntan con mayor frecuencia” y luego se llevan los resultados “a las mesas plenarias donde se toman definiciones”.

Balance. Egidio Mailland, vicepresidente de Coninagro y miembro de la mesa de carnes, valoró que se “avanzó rápido en la baja de costos burocráticos, en la regularización de la industria, en el control de la marginalidad”, y señaló que las cuestiones “que llevan más tiempo de resolver son las vinculadas con el impacto fiscal”. Al respecto, precisó que uno de los reclamos pendientes es “el incentivo fiscal (piden eximición de Ganancias) al engorde de novillos por encima de 400 kilos” y alegó que “es importante porque va a influir en la producción y la exportación”. Por su parte, Kindevaluc mencionó logros como “la reducción de la retención del IVA  para productores de leche fluida, “avances en financiamiento a largo plazo del Banco Nación” –aunque objetó que las tasas “todavía son altas”– y la “eliminación de trámites que no tienen mayor costo fiscal para el Estado”.

En cambio, se quejó de que “el tema de la presión impositiva que siempre planteamos va lento”. “Si se mide por el resultado de bolsillo, no lo ves hoy. Se recompuso un poco el precio pero seguimos por debajo de los costos productivos. Lo vemos como algo que va lento, pero no es superfluo, esperamos que esto vaya cambiando”, confió.

Maquinarias y software, las que vienen
Al frente de las mesas sectoriales del Ministerio de Producción, Martín Etchegoyen adelanta que en 15 días se lanzará formalmente la Mesa de Maquinaria Agrícola, y la tarea se focalizará “en algunos temas impositivos, particularmente en una problemática que es el saldo técnico de IVA (ellos compran insumos a 21% y venden al 10,5%), y cuestiones de financiamiento y desarrollo tecnológico; es un sector que marcha relativamente bien pero buscamos explotar el potencial exportador que no ha sido lo suficientemente desarrollado”. Luego vendrá “la Mesa de Economía del Conocimiento (software, servicios de ingeniería,etc), donde la Argentina tiene una capacidad importante y es uno de los sectores que más empleo creó en los últimos años, y queremos desarrollarla aún más”. Y la otra que se lanzará  en los próximos meses es la del sector metalmecánico, “que incluye desde maquinaria hasta línea blanca y provisión de equipamiento para gas y petróleo. Ahí hay comportamientos disímiles, unos andan muy bien como línea blanca, y otros con problemas”.

f:perfil