Macabro: Hallan el cuerpo de un bebé en un baldío

El hallazgo fue macabro. El cuerpo de un varón recién nacido fue semisepultado en un lote baldío del barrio Municipal. No tenía extremidades, estaba envuelto en una bolsa de plástico con rasgos de haber sido golpeado. Un vecino alertó cerca de las que 14 del lunes a la policía. Su perro estaba jugando con el envoltorio, al acercarse notó que se trataba del cuerpo de una criatura y llamo inmediatamente a la policía.

El espeluznante suceso tiene conmovidos a la comunidad del Valle de Lerma. Sobre la calle Zuviría de la localidad de El Carril, distante a 35 kilómetros de la capital salteña, la División Homicidios de la Policía y la Unidad de Graves Atentados Contra las Personas investigan el hecho. Los peritos del CIF levantaron pruebas en el terreno baldío y sobre un pequeño microbasural de esa arteria barrial.

Restos del envoltorio fueron diseminados por un perro en este depósito callejero de basura urbana. La sangre y parte de la placenta estaban esparcidas en el predio, en donde en una pequeña excavación de poco profundidad estaba el cuerpo del bebé.

Según las primeras pericias, el cuerpo sin vida data de 9 meses, era un varón, al parecer con algunos problemas congénitos. La investigación llegó a los hospitales de la zona con la presunción de hallar una embarazada con fecha de parto por estos días. “No tenemos nada por el momento, solo son versiones y nada concreto, con los resultados de la autopsia tendremos nuevas pistas que puedan ayudar a esclarecer este hecho”, contó una alta fuente policial a El Tribuno.

Todo indica que los restos fueron sepultados en las últimas 48 horas antes del espeluznante hallazgo. Todo el radio en torno a barrio Municipal y alrededores fue barrido procurando buscar a la madre de la criatura. Desde los anales del servicio de salud de los nosocomios de la zona algunos datos surgieron de mujeres embarazadas. Llamativamente ninguno con antecedentes de problemas congénitos detectados en sus examen de salud.

“Más bien esto parece un caso de un embarazo oculto o quizás de otra localidad”, respondió la fuente a El Tribuno. Vecinos de la zona de constante ajetreo diario se mostraron sorprendidos por el hallazgo y afirmaron desconocer quién podría haberlo arrojado y en qué momento.

Por otro lado Daniel, el vecino que dio aviso a la policía del hallazgo del cuerpo del bebé, relató en un medio local como “en un lote vecino veo que mi perro tenía algo en la boca. Me acerco y noto que se trataba de un bebé muy pequeño. Le quité el envoltorio al perro. No lo había comido. Pero se notaba que le faltaban las piernas y los bracitos, estaba bastante desarrollado”

El perro de Daniel jugaba con la bolsa, en ningún momento devoró partes del contenido. El animal llevaba del lote baldío a un pequeño montículo de basura ubicado a metros y en medio de la calle.

Este hecho motivó la especulación de que el cuerpo sin vida había sido arrojado a este basural callejero. Sin embargo, en las horas venideras de la investigación se corroboró que el bebé, se sexo masculino, había sido semitapado con tierra en una improvisada excavación. La escasa profundidad del pozo devela otra teoría para los investigadores. El que fue capaz de arrojar el pequeño cuerpo, “no tuvo tiempo de hacer una excavación profunda porque se tenía que deshacer rápidamente del cuerpo del bebé”.

La carátula

Según fuentes investigativas consultadas por este medio, el hecho fue caratulado como “supuesto homicidio”. Los pesquisas no descartan ninguna de las hipótesis y trabajan tratando de hallar pistas conducentes al paradero de la progenitora del pequeño recién nacido.

Personal de distintas áreas de las fuerzas de seguridad estuvieron presentes en la escena del macabro hallazgo; si bien el can de los pesquisas también estuvo en el lugar tratando de rastrear huellas y otras pruebas, fue el perro de un vecino el que encontró al pequeño en el interior de una bolsa.

f: El Tribuno