Mercado inmobiliario.Dirigidos a inversores, se consolidaron como las estrellas del sector. Hay hasta “microdepartamentos”.

Entre los desarrolladores inmobiliarios, la tendencia a construir propiedades de uno y dos ambientes se extendió tanto en los últimos años que hoy, en la Ciudad de Buenos Aires, este tipo de unidades ya representa el 80% de la oferta. Además, casi 4 de cada 10 unidades que están a la venta son “a estrenar”, según revela el último informe elaborado por la Cámara Inmobiliaria (CIA).

“En el marco de una demanda contenida por la brecha de accesibilidad y una oferta en general retraída, las unidades chicas a estrenar producidas por años para el público inversor hacen sentir su presencia en la plaza. Conforman precisamente el segmento menos elástico a la contracción del mercado”, consignó el trabajo.

Roberto Arévalo, presidente de la CIA, comenta: “Si bien los departamentos pequeños han sido las vedettes de los constructores en los últimos tiempos, esto coincidió además con que en los últimos tres años –tras la instauración del cepo cambiario– muchas propiedades usadas (exclusivamente dolarizadas), se retiraron de la venta. Con lo cual, la composición de la oferta cambió, ampliándose más el segmento de unidades a estrenar” (que se ofrecen en pesos), señaló el directivo.

José Rozados, analista de Reporte Inmobiliario, coincide: “La oferta se redujo en general. Y es probable que al contraerse más la oferta de los inmuebles usados, haya ganado en participación la vivienda a estrenar. Por otro lado, los desarrolladores con obras ya lanzadas, que necesitan vender sí o sí, también inciden en la mayor oferta de unidades nuevas”, analiza. Y agrega que, en este sentido, también en los permisos de construcción se hace evidente que el 80% de las unidades son monoambientes o de dos ambientes”, dice. Se trata de una distorsión que sufre hoy el mercado, respecto de otros tiempos, cuando la oferta era más variada en cuanto a la cantidad de ambientes. Esto ocurrió porque los inversores optaron por volcarse hacia las unidades más pequeñas y más fáciles de vender y alquilar.

Precisamente en este nicho incursionó la firma Predial Propiedades, con su producto “microdepartamentos”. Se trata de unidades (que ya existen en otros países) que se adaptan a la cuota que pueden pagar los compradores: arrancan en los $ 4.500, más un anticipo. Para que esto sea posible, los departamentos parten de los 18 metros cuadrados (algo así como un cuarto de hotel) hasta los 30 m2. “La edificación se hace desde el pozo y la gente paga cuotas accesibles que, en muchos casos son parecidas a las de un auto”, comentó Pablo Brodsky, directivo de la compañía.  Así, desde 2012, la firma lanzó 53 edificios, aún en medio de la gran contracción que sufre el mercado y que cerró el 2014 con el ritmo más bajo del que se tenga registro.