bancos

 

 

 

 

 

 

 

 

Los bancos fijarán libremente la tasa de interés que recibirán los depositantes de plazos fijo. También será libre la tasa de interés que deban pagar los particulares o empresas que tomen nuevos créditos como los que deben pagar préstamos ya otorgados a tasas variables o quieran o deban refinanciar los saldos de tarjetas de crédito.

Anoche en los bancos, que aguardaban las circulares del Banco Central, se decía que, junto al valor del dólar, la gran incógnita es el porcentaje de la tasa de interés bancaria, pero no descartaban que el nuevo sistema debute con tasas cercanas al 40% anual. Hasta ayer, las tasas para los depositantes estaban reguladas en valores de entre el 26 y 29%.

El presidente del Banco Central (BCRA), Federico Sturzenegger, ya había adelantado a un grupo de banqueros que se eliminarían todas las normativas que regulan las tasas de interés. Por eso, los bancos esperaban las circulares del BCRA para arrancar ya hoy con el nuevo sistema. “Si no tenemos las circulares, estamos en problemas”, reconoció un banquero.

Esta suba de la tasa de interés no será uniforme. Dependerá de cada banco, del plazo y del monto del depósito, que además podrá cambiar en el curso del mismo día. La suba de la tasa de interés está alentada por el Banco Central que incrementó fuertemente, entre el 35 y el 38%, la tasa de interés para las colocaciones de los bancos en el BCRA. El objetivo es que esa suba se traslade al sistema financiero y sean más atractivos los rendimientos sobre los plazos fijos en pesos para que los que tienen pesos no se pasen a la compra de dólares, haciendo subir su precio. Y más todavía: tentar a los que tienen dólares, a que los vendan, y coloquen los pesos en plazos fijos.

f: ml