El asesor informático se refirió a una serie de mensajes de WhatsApp que lo involucran durante las últimas horas de vida del ex fiscal


viernes 14 de septiembre de 2018 –

La muerte de Alberto Nisman dejó pésimamente mal parado a Diego Lagomarsino, asesor informático del ex fiscal, que quedó directamente involucrado en la madrugada en la que el fiscal perdió la vida con un arma que él le había prestado.

El hombre en cuestión está al tanto de cada movimiento del expediente, pero esta vez la televisión lo sorprendió con un dato que hasta el momento desconocía: dos WhatsApps suyos al fallecido que datan del sábado 17 de enero de 2015 entre las 11.40 de la mañana y las 13.04 de la tarde.

En los textos ambos acuerdan el momento en el que le llevó a Nisman el arma con la que finalmente fue asesinado. Sin embargo, el contenido de estos mensajes marcan que mediante este método logró forzar el encuentro antes del fatídico final.

“Estoy indignado porque ya están inventando cualquier cosa. Me quieren perjudicar a toda costa y usan estas supuestas pericias de las que todavía ni siquiera nos notificaron a nosotros“, dispara con furia Lagomarsino en una entrevista con el diario Clarín.

 

Nisman apareció muerto el domingo 18 de enero de 2015 a las diez de la noche en su departamento de las torres Le Parc, en Puerto Madero. La noche anterior había visto al fiscal y le dejó una pistolacalibre 22 que, según él, Nisman le había pedido por seguridad.

“Le preguntaba si estaba más tranquilo, porque como el día anterior le había llevado el arma y me había contado eso de que tenía miedo por las hijas quería saber si estaba mejor“, dijo el asesor informático respecto del contenido del mensaje que le envió el día previo al asesinato.

Lagomarsino, quien era empleado experto en informática en la fiscalía que comandaba Nisman está ahora en su casa de Martínez monitoreado por la Justicia con tobillera electrónica, y no tiene dudas de que al fiscal lo indujeron a asesinarse y culpó a Gendarmería por la gestión en la investigación.

“Todas esas pericias de Gendarmería son un desastre. No tienen ningún sentido las cuentas que hacen para determinar la data de muerte u otros datos importantes del caso. Lo que yo creo es que lo llevaron a suicidarse. Que lo fueron empujando a esa situación“, culminó.