images 2



Por Bernardo R. Biella

Se descubrió recientemente, que dos moléculas del código genético,

llamadas nucleobases, son verdaderamente extraterrestres y que su llegada

de la vida a la Tierra probablemente ocurrió a través de meteoritos, ello, nos

conduce a la vieja teoría de la Panspermia:

El filósofo griego Anaxágoras generó una hipótesis que denominó

Panspermia (del griego παν- [pan, todo] y σπερμα [sperma, semilla]) que

sugiere que la esencia de la vida prevalece diseminada por todo el universo y

que la vida comenzó en la Tierra gracias a la llegada de tales semillas a

nuestro planeta. Posteriormente, el término fue acuñado por el biólogo

alemán Hermann Ritcher en 1865. Luego, en 1908 el químico sueco Svante

August Arrhenius usó la palabra panspermia para explicar el comienzo de la

vida en la Tierra. El astrónomo Fred Hoyle también apoyó dicha hipótesis. No

fue sino hasta 1903 cuando el químico —y ganador del Premio Nobel—

Svante Arrhenius popularizó el concepto de la vida originándose en el espacio

 exterior. Esta teoría dice que la vida en la tierra vino del espacio en

meteoritos con microorganismos

La NASA: Refuerza la teoría de que la vida en la Tierra llegó del espacio

La idea de que los asteroides pudieron traer la vida a la Tierra, conocida

como Panspermia y ampliamente debatida durante años por la comunidad

científica, cobra más fuerza. –

Una nueva investigación realizada por los investigadores del Goddard Space

Flight Center de la NASA apunta que una amplia gama de asteroides, más de

los que se creía, son capaces de crear los aminoácidos fundamentales que

sustentan la vida en la Tierra. El estudio aparece publicado online en la

revista Meteoritics and Planetary Science.-

Los aminoácidos se emplean en la construcción de las proteínas, que a su vez

se utilizan para crear estructuras vitales como el pelo o las uñas, o para

regular las reacciones químicas. Los aminoácidos tienen dos variedades, que

resultan imágenes especulares una de la otra, como las manos de una

persona. La vida en la Tierra utiliza exclusivamente el «tipo zurdo», una

 elección que los investigadores estudian, ya que se desconoce el motivo de

esta preferencia y por qué se ha rechazado el «diestro».-

Los investigadores del centro Goddard en Greenbelt, Maryland, descubrieron

un exceso de la forma zurda del aminoácido isovalina en muestras de

meteoritos que provenían de asteroides ricos en carbono.-

Los expertos creen que este tipo de vida pudo tener su inicio en el espacio,

donde las condiciones parecen ser favorables. Los impactos de los meteoritos

podrían haber traído a la Tierra este material. De esta forma, el sesgo hacia

este tipo de moléculas se ha perpetuado, ya que fue incorporado a las forma

de vida emergentes.-

En asteroides raros:

Los científicos han podido detectar esta presencia en diferentes tipos de

meteoritos, algunos excepcionalmente raros. Según Daniel Glavin, del centro

Goddard y autor principal de la investigación, el agua líquida en los

asteroides parece ser la clave. Otra posible explicación es la radiación. El

espacio está lleno de estrellas masivas, estrellas de neutrones y agujeros

negros que producen muchos tipos de radiación. Es posible que la radiación

encontrada por nuestro Sistema Solar en su juventud favoreciera el

crecimiento de los aminoácidos zurdos, o que los diestros fueran más débiles

y más propensos a ser destruidos. Glavin cree que, en otros sistemas solares,

quizás las bases de la vida pueden ser las contrarias.-

Científicos de Estados Unidos y Europa probaron por primera vez que dos

moléculas del código genético, llamadas nucleobases, son verdaderamente

extraterrestres y que su llegada a la Tierra probablemente ocurrió a través de

meteoritos.-

Las moléculas en cuestión son identificadas como uracil y xantina, y están

presentes en nuestros ADN y ARN, señaló el autor de la investigación, Zita

Martins. Estas moléculas fueron esenciales en la aún misteriosa alquimia que

dio paso a la vida hace 4 mil millones de años.-

 “Sabemos que meteoritos muy similares al de Murchison, que es el que

analizamos, trajeron a la tierra los ladrillos con los que se construyó la tierra

entre 3.8 mil millones y 4.5 mil millones de años”, dijo Martins a la agencia

AFP.-

Otras teorías sostienen que las nucleobases fueron sintetizadas en la Tierra,

pero Martins sostiene que las condiciones atmosféricas de la Tierra temprana

habrían hecho ese proceso difícil o imposible. El equipo de investigadores

mostró que los dos tipos de moléculas encontradas en el meteorito

australiano contenían una forma de carbono muy pesado –carbono 13- que

sólo pudo haberse formado en el espacio.-

“Creemos que la vida temprana en la tierra pudo haber adoptado sus

nucleobases de fragmentos de meteoritos que permitieron la formación del

código genético, permitiendo transmitir sus combinaciones exitosas a

generaciones subsecuentes”, dijo Martins.-

Si esto es cierto, podría haberse encontrado el inicio del proceso de

evolución que ha tenido lugar durante miles de millones de años y que ha

permitido la existencia de toda la flora y fauna, incluyendo al ser humano,

que existen en la actualidad. –

El estudio, publicado en la revista científica Earth Planetary Science Letters,

también tiene por cierto, implicaciones sobre la vida en otros planetas.-