08/07/2014

El servicio que promete mejorar la calidad de las comunicaciones móviles demorará casi dos años en ponerse en marcha de manera parcial y más de cuatro años en todo el país

Habrá que esperar por lo menos dos años para poder utilizar el servicio de telefonía 4G que el Gobierno viene promocionando como el sistema que permitirá mejorar las comunicaciones celulares a través de la puesta en funcionamiento de las bandas de AWS (1700/2100) y 700 Mhz que permiten operar este tipo de frecuencias.

Ayer, la Secretaría de Comunicaciones (Secom) dio a conocer el pliego de bases y condiciones para la asignación de espectro 4G al cual se denomina Servicio de Comunicaciones Móviles Avanzadas (Scma).

De acuerdo a estimaciones privadas, se necesitarán inversiones por cerca de u$s 2.000 millones para desplegar el nuevo sistema de 4G y toda su infraestructura ya que la actual no es compatible. Un objetivo complicado si se tiene en cuenta el actual marco económico recesivo del país, con condiciones desfavorables para las empresas, un escenario complicado para el ingreso de divisas del exterior, límites a la salida de capitales y reglas de juego cambiantes para las inversiones.

Es que el sistema deberá desplegarse con tecnología de acceso digital, soportar alta transferencia de datos y contenido multimedia y operar con otras redes fijas y móviles. La Secom también reglamentó la adjudicación de las redes 3G en la frecuencia de 1.900 Mhz, cuyo proceso licitatorio fue anulado en septiembre de 2012.

En la Resolución 37/2014, el organismo que dirige el camporista Norberto Berner establece que los servicios de comunicaciones móviles que se reglamentan “permitirán un mejor desarrollo de las comunicaciones, de modo tal que soporten baja y alta movilidad del usuario, altas tasas de transferencia de datos, interoperabilidad con otras redes fijas y móviles y orientadas a la conmutación de paquetes que permiten el uso de una amplia gama de aplicaciones, incluyendo las basadas en contenido multimedia”.

Si bien en los pliegos no se precisan fechas de la nueva licitación ni de la adjudicación, los plazos establecidos para el despliegue de la infraestructura y el escenario económico en el cual las operadoras interesadas en participar deberán actuar permite a los especialistas sostener que recién para 2016 habrá algunas localidades con 4G.

De hecho, los pliegos ofrecen un cronograma sobre el despliegue de la red dividido en cinco etapas. La primera cubrirá 5.343 kilómetros y llegará a las capitales provinciales; la región del AMBA; Mar del Plata; Bahía Blanca y Rosario en un plazo no mayor a 18 meses. La segunda incluye a localidades con más de 50.000 habitantes (4.607 kilómetros), en no más de 27 meses. La tercera es para localidades con más de 10.000 habitantes (4.736 kilómetros), en hasta 36 meses. La cuarta llega a ciudades de más de 3.000 habitantes (5.358 kilómetros), en hasta 45 meses y la última deberá desplegarse en localidades con más de 500 habitantes (6.407 kilómetros) en 60 meses. Los pliegos también establecen que del proceso licitatorio podrán participar las actuales operadoras pero se reservará parte del espectro para un nuevo operador que, para desplegar su red, tendrá más tiempo que sus competidores, pero que deberá demostrar 10 años de experiencia en este negocio.

Además, el sistema se adjudicará por 15 años y las empresas adjudicatarias podrán compartir la infraestructura “para promover la eficiencia del despliegue”, según la Secom.

El organismo también establece que “para evitar la concentración de espectro, ningún operador podrá ser titular de un ancho de banda superior a 60 MHz”. La resolución regula además todas las prestaciones que se deberán ofrecer, así como las velocidades mínimas, las condiciones y la calidad del servicio, los precios de las tarifas, los cargos de activación del servicio y las prestaciones adicionales.

F. CRONISTA