La carta, en castellano, lleva como referencia la frase “Vote NO a la discriminación por discapacidad”

 


Martes 12 de junio de 2018 –
10:22 pm
Kevin Joseph Maximilian Shinkwin,

Lord Shinkwin, miembro de la bancada del Partido Conservador en la Cámara de los Lores del Parlamento británico desde el año 2015, le escribió una carta a Emilio Monzó, presidente de la Cámara de Diputados, para difundir su mensaje a todos los legisladores que mañana deben votar el proyecto de ley que despenaliza el aborto en nuestro país.

Kevin Joseph Maximilian Shinkwin padece una enfermedad genética llamada osteogenesis imperfecta, más conocida como “huesos de cristal”, y es en su país es un activo defensor y promotor de los derechos de las personas con discapacidad.

¿Por qué escribió entonces sobre el aborto? Según cree, la ley haría que la gente abortara a los niños que, como a él, se les diagnostica una enfermedad antes del nacimiento. Para él la legalización del aborto las condena a la “extinción”: “Si fuéramos animales -dijo una vez en el Parlamento- quizás se nos protegería como especie en riesgo de extinción”.


 

“Le escribo como colega parlamentario para pedirle su apoyo en la votación de mañana sobre un tema que tiene una gran importancia personal para mis, para sus ciudadanos con discapacidad (y) para todos aquellos que creen en la igualdad de todos los seres humanos”.

Tras relatar que pese a la grave discapacidad con la cual nación tiene “una vida plena y con múltiples ocupaciones” advierte que “el rápido desarrollo de la tecnología que permite ‘buscar y destruir’, implica que la discapacidad puede ser ahora diagnosticada en las primeras etapas del embarazo”.


 

“La discapacidad es actualmente diagnosticada a las 9 -10 semanas de gestación, lo cual hace perfectamente posible que existan abortos selectivos por discapacidad durante las primeras 12 semanas”, señala.

Shinkwin hace referencia también al caso de Irlanda -donde se legalizó el aborto recientemente- que “ha pasado de la noche a la mañana, de ser uno de los países en los que ser diagnosticado con una discapacidad era una garantía de seguridad, a uno en que este diagnóstico representa uno de los riesgos más grandes”.


 

Y agrega: “La verdad es que, si la Argentina habilita el aborto durante las primeras 12 semanas, abrirá, al igual que Irlanda, la puerta a la discriminación”, lo que en su opinión “implica un rechazo devastador a la verdadera igualdad”.

“Esto significará -concluye- que si bien en teoría las personas discapacitadas tendrían tanto derecho a existir como cualquier otra persona, en la práctica, muchos argentinos diagnosticados con alguna discapacidad antes de nacer morirán como resultado directo de esta ley”.