La comunicación está firmada por los médicos Facundo Manes y Gerardo Bozovich. Se trata de un parte más amplio y preciso que los anteriores, y que hace una reseña de los controles diarios que le han hecho a la Presidenta desde el alta médica del domingo 13.

“A partir del alta médica del 13 de octubre, Cristina Kirchner ha continuado con un posoperatorio normal”, asegura la nota, y agrega que ”en la Residencia Presidencial se retiraron los puntos de sutura”. “Hoy la Sra. Presidenta concurrió al Hospital para realizar una tomografía computada de cerebro como parte del control que puso en evidencia una evolución normal para el tiempo transcurrido desde la cirugía”, sigue el informe. Luego, hace una reseña de los anteriores estudios hechos a Cristina: el día 5, cardiovasculares por la hipotensión arterial y “un trastorno de la conducción cardíaca con bloqueo de rama izquierda”.

“En la actualidad no presenta síntomas cardiovasculares”, aclara, Luego agrega que también le hicieron un Holter de 24 horas, un ecocardiograma, un eco Doppler de las arteria carótidas. No detectaron “arritmia significativa” ni “desvío significativo con respecto a lo habitual para la edad y género”.

“Por estudios especiales -añade- se confirmó la presencia de una disfunción autonómica vagotónica de la presión arterial”.

Según explica el parte, el día 7, le hicieron un cateterismo a través de la muñera, “en el cual se confirmó que tiene arterias coronarias angiográficamente normales”. Y allí concluye que “habiéndose dado lógica prioridad a la neurocirugía, una vez completa la recuperación posquirúrgica, se programarán estudios adicionales cardiovasculares que en primera instancia consistirán en una prueba de movimiento oscilatorio corporal y un Holter prolongado”. El parte aclara que eso será cuando se cumplan los 30 días de la cirugía, o sea a partir del 7 de noviembre.

F;ML