Tras permanecer cinco meses cerrada, La Tomatera, como se conoció popularmente a una empresa dedicada al procesamiento de tomate, instalada en el Parque Industrial de la ciudad de General Güemes a mediados de los años 90, volvió a abrir sus puertas, para dar inicio a una nueva etapa en su vida productiva.
La procesadora Agroindustria La Sierra entró en una crisis económica en el 2017, durante la temporada 2018 los trabajadores no fueron convocados y no se procesó tomate, hubo negociaciones y manifestaciones por parte de los trabajadores acompañados por el gremio de la Alimentación, en busca de una respuesta.
La empresa entró en un proceso preventivo de crisis, pero no fue aceptado por lo que tuvo que negociar el pago de indemnizaciones a los trabajadores despedidos. En noviembre del 2018 cerró oficial y definitivamente sus puertas, firmando un acuerdo de pago de las indemnizaciones.
“Por un lado estuvimos conformes por el arreglo al que arribamos en favor de la gente que se quedó sin trabajo, pero también nos preocupó mucho el haber perdido a una empresa tan importante que ocupaba a unas 80 personas en plena temporada”, declaró Zenón Cardozo, secretario general del gremio de la Alimentación.
El gremio colaboró con los antigüos dueños para que la empresa sea vendida a empresarios que tengan la intención de continuar con el proceso del tomate y evitar que sea desmantelada.
“Por suerte unos empresarios que se dedican a esta actividad en Mendoza, compraron la empresa y van a comenzar a producir en mayo de este año, en estos momentos comenzaron con el mantenimiento y puesta a punto de toda la maquinaria, cuando todo esté listo comenzarán a procesar tomates, es una gran satisfacción volver a ver sus puertas abiertas”, expresó Cardozo.
Agroindustria La Sierra pasó a llamarse Alisan SRL, aunque seguramente seguirá siendo conocida como la Tomatera.
Agroindustria La Sierra abrió sus puertas en el año 97 en unos de los primeros terrenos de lo que hoy es el parque industrial, con acceso por la ruta nacional 34 se encuentra colindante con la Central Térmica Güemes, llegó a procesar hasta 30.000 toneladas de tomate, con lo cual muchos productores de la zona se vieron beneficiados. El producto obtenido era una pasta que se envasaba en tachos de 50 kg para ser enviados en camiones hasta empresas como Arcor o Inca.
En esta nueva etapa se espera que logre recuperar y superar su mejor producción, volviendo a reactivar toda una región productiva que también se vio afectada por su cierre.
De acuerdo a lo informado por el gremio, los trabajadores despedidos tendrán prioridad para reingresar a la planta, “aún no sabemos cuántos operarios ingresarán, pero aquellos que ya trabajaron seguramente tendrán prioridad, ellos tienen la experiencia para poner en funcionamiento la planta en forma rápida, seguramente a partir de abril comenzarán a recibir los currículum”, finalizó Cardozo.