Su creador es un dominicano que comenzó a mostrar el prototipo en la feria de tecnología hace dos años. Cómo convirtió una idea en un novedoso producto

(Las Vegas – enviada especial) El primer año que expuso en CES fue en 2017. De octubre a diciembre de 2016 preparó su presentación en Eureka Park, el sector de startups innovadoras de la feria de tecnología.

“Aquí hay tanta innovación que uno debe pensar cómo va resaltar entre los otros”, dice a Infobae el dominicano Robbie Cabral, creador de Benjilock, el candado que se abre con la huella dactilar. Continúa: “Yo sabía que tenía un candado con innovación. Sabía que el nombre iba a resonar y también le dí mucha importancia al branding, a los colores, el estilo”. 

Robbie Cabral, el creador de Benjilock, el candado que lee la huella dactilar

Robbie Cabral, el creador de Benjilock, el candado que lee la huella dactilar

Cabral dice que no tiene un background tecnológico. “Vengo del mundo de la publicidad y el marketing, aunque en realidad yo estuve 10 años en República Dominicana tocando música. Vine a California a tratar de dedicarme a la música pero no funcionó”, señala.

Y agrega: “Nunca antes había pensado en esta idea pero surgió porque un día en el gimnasio noté que una persona dejó su llave adentro de un locker, y tuvieron que cortar el candado“. 

Así, el dominicano comenzó a investigar, se contactó con un desarrollador para crear un prototipo y obtuvo su patente.  Para darle visibilidad, fue al programa de televisión estadounidense “Shark Tank” en donde buscan financiamiento a proyectos. Obtuvo USD 100.000 de inversión. Se unió a la compañía Hampton y comenzó a crecer.

“Muchas veces, cuando alguien licencia su tecnología, su producto, se va y lo deja. Pero yo siempre he sido bien visionario, quiero seguir con la misma pasión que tenía en Eureka. A mí no me pagan por estar aquí en CES, yo lo hago porque me encanta el producto, es mi pasión, es como mi bebé“, asegura.

¿Cómo es el candado?

Benjilock tiene un diseño simple, con una batería que dura de 6 meses a un año. Es un candado híbrido, se abre con la huella dactilar pero también con una llave tradicional. Está hecho de metal zinc, resiste temperaturas entre 60 y -6 grados centígrados. El sensor del candado es un fingerprint (huella dactilar), el mismo modelo que el que usa el celular Google Pixel.  

Ya se han vendido 24.000 unidades en 3 meses. “Se está haciendo difícil mantener la producción porque la demanda está alta. Pero queremos que el producto sea bueno, no queremos tener problemas por hacerlo rápido. Prefiero pausarlo y hacerlo bien antes que lanzar un disparate”, finaliza el emprendedor.

El candado más grande, pensado para universidades o escuelas por ejemplo, vale USD 70 y graba 10 huellas. La versión más pequeña para viajes tiene un precio de USD50, y graba 5 usuarios.

f: Infobae