Se trata de un proyecto privado. El próximo mes harían el primer envío de estos materiales a recicladoras del país.

 

Montañas de monitores de computadoras, televisores, lavarropas, heladeras y otros artefactos van dejando sin espacio el fondo de un terreno de calle La Rioja 780. La planta de tratamiento de residuos eléctricos y electrónicos va adquiriendo forma. Se trata del primer lugar donde los salteños pueden dejar aquellos aparatos que ya no usan en la casa o en el trabajo.

Por ahora “lo que se está haciendo es acopiar el residuo electrónico y clasificarlo. Lo que se tiene que empezar a hacer es desmantelar todo para mandar por separado plásticos, chapas, cables, plaquetas, vidrios, y otros elementos cada uno a una industria distinta de reciclaje en la provincia de Buenos Aires, Mendoza o Neuquén”, explicó Cristian Gil, uno de los responsables del emprendimiento familiar.

El próximo mes, la planta estaría en condiciones de realizar el primer envío de materia prima para reciclaje. “Estamos esperando que en Políticas Ambientales nos habiliten como Operadores de Residuos Peligrosos. Creo que en las próximas semanas ya lo tenemos”, señaló el joven comerciante quien, junto con su familia, tradicionalmente se dedicó a la compra – venta de metales y que ahora incursiona en la nueva iniciativa.

Para el subsecretario de Servicios Públicos y Control Ambiental de la Municipalidad de Salta, Normando Zúñiga, se trata de un proyecto positivo para la ciudad que se debe incentivar. Con respecto a la habilitación explicó que “la planta está gestionando el tratamiento de la basura electrónica en Residuos Peligrosos de la Provincia, dado que nosotros no tenemos competencia en eso. Pero tampoco existe una legislación nacional”.

El depósito está abierto de lunes a viernes, de 9 a 13 y de 16 a 20. Lo que más dejan son computadoras y televisores viejos. Aunque es basura que ya no le sirve a la gente, se paga por esta $0,25 el kilogramo de aparato electrónico entero.

Fuente: El Tribuno On Line