La Justicia cree que “el otro Rey de la Salada”, detenido el jueves, tenía su propia empresa de seguridad, a través de la que controlaba los delitos en el predio

Sy-3KQsD-_930x525

Según se desprende de la investigación que encerró a Enrique “Quique” Antequera, el otro Rey de La Salada cobraba “peajes” a ladrones y mecheras para robar dentro del predio.

Antequera fue apresado bajo la sospecha de ser autor de los delitos de “asociación ilícita y coacciones agravadas por el empleo de armas y con el propósito de compeler a las víctimas a hacer abandono de su lugar de trabajo dentro de la feria Urkupiña”, tras 30 allanamientos en su contra.

De acuerdo con el fiscal Sebastián Scalera, en la causa figuran casos en los que se da cuenta de la privación de la libertad contra “mecheras” y “pungas” de distintos sexos y edades.

“Las retenían en las instalaciones de Urkupiña en contra de sus voluntades, les ponían precintos en su brazos y las obligaban a soportar golpes de cualquier tipo, hasta que las liberaban”, explicó una importante fuente judicial al portal Infobae. Además, la misma fuente remarcó que esta empresa cobraba “peajes” a este tipo de ladrones a cambio de los cuales los habilitaban a robar.

 

Por otro lado, de la investigación se desprende que barras de Boca y de River formaban parte de la fuerza de choque de Antequera.

Sin ir más lejos, el segundo en la línea de mando de la empresa delictiva era Marcelo Fabián Aravena, un referente de la barra del Xeneize, que a través del apriete y el uso de armas, está acusado por Scalera de apropiarse de espacios en las calles de alrededor de la feria e instalar puestos clandestinos en el espacio público.

 

La banda de Antequera, según la investigación, alquilaba estos puestos ilegales a cambio de entre $300 y $800 por día. Además, recaudaban por el estacionamiento en los alrededores, que era manejado por barras de Boca del grupo de Lomas de Zamora.

Sin embargo, el aspecto de la seguridad privada no es el único por el que se investiga a Antequera, sino también por homicidios, secuestros extorsivos, robos, coaccciones en todo el predio de Lomas de Zamora.

Además de Antequera, Vitale ordenó la detención de los barras de Boca Marcelo Aravena y Santiago Vélez Robles, del agente de la Policía Federal retirado Luis Nelson Avalos, y de Roberto Ríos y Edwin Saravia Rodríguez. Los dos últimos serían “socios comerciales” de Antequera, según contó la ministra de seguridad, Patricia Bullrich.

 

Durante los allanamientos se secuestraron tres pistolas calibre 9 milímetros, tres escopetas calibre 12/70, municiones de diferentes calibres, 15 teléfonos celulares, $35.000 en efectivo, computadoras y documentación.

Meses atrás, la diputada Elisa Carrió denunció manejos como mínimo irregulares en el mundo de La Salada. “Es la zona más conflictiva, pero al mismo tiempo puede decirse que la más codiciada. Codicia directamente vinculada a la ‘Caja negra’: permisos de funcionamiento a puestos ilegales, narcotráfico y la piratería del asfalto”, remarcó la legisladora, quien no ominitió el posible vínculo del intendente de Lanús, Néstor Grindetti, y parte de su Gabinete, con los manejos policiales en la zona.

f:Nexofin