Calmá esa moleta sensación con estos remedios caseros

Dentro de las molestias más comunes y desagradables se encuentran las ganas de vomitar. Estas pueden deberse a múltiples causas, las más comunes son: los problemas digestivos, la migraña, el estrés, y el embarazo. Además pueden venir acompañadas de otros síntomas incómodos como dolor de estómago y falta de aire.

Por esto, cuando experimentamos esta sensación tendemos a buscar una cura rápida. No obstante, a veces podemos incrementar las ganas de vomitar por falta de conocimiento acerca de qué medidas aplicar o cuáles son los remedios más efectivos. Conocé algunas soluciones alternativas:

Jengibre

Esta raíz tiene la bondad de promover el flujo sanguíneo en el estómago y reducir las ganas de vomitar. La mejor forma de prepararla para aprovecharla en estos casos es la siguiente:

  1. Cortá dos trozos pequeños de jengibre fresco. Del tamaño de una moneda aproximadamente.
  2. Colocá a hervir 500 cc de agua en una olla.
  3. Cuando el agua alcance su punto de ebullición, añadí los dos trozos de jengibre.
  4. Bajá el fuego y dejá que se cree una infusión.
  5. Apagá el fuego y dejá reposar el líquido durante unos minutos antes de servir.

Menta

Esta planta tiene la capacidad de eliminar cualquier tipo de irritación en el intestino y el esófago, así como de destruir gérmenes estomacales. Para disfrutar de sus bondades no necesitás realizar ningún tipo de preparación. Tan solo debes tomar algunas hojas, lavarlas, masticarlas y tragarlas. Comprobarás que, en poco tiempo, esto eliminará las ganas de vomitar.

 

Si no te apetece comer las hojas crudas, también podés probar con esta infusión: coloca una cucharada de hojas secas de menta en 2 tazas de agua caliente y dejá reposar por 30 minutos. Colá y bebé despacio.

Otra manera de aprovechar los beneficios de la menta es mojar una tela con un poco de aceite esencial de menta y aplicarla sobre la piel del estómago con suavidad.

menta

Limón

Otro efectivo y muy conocido remedio para aliviar las náuseas es el limón. Esta fruta es ácida, pero está comprobado que al ingerirla alcaliniza la sangre más acidificada y esto ayuda a aliviar cualquier síntoma de malestar estomacal.

La mejor manera de disfrutar de sus beneficios es exprimir bien 2 limones o limas de tamaño mediano, añadir un poco de agua y beber de un trago. Por otra parte, también ayuda a aliviar las ganas de vomitar oler el limón. Para ello solo debes cortar 1 limón a la mitad y colocarlo cerca de tu nariz cuando tengas náuseas.

Semillas de hinojo

Las semillas de hinojo son excelentes para aliviar las náuseas y mejorar la digestión. Al mismo tiempo, tienen propiedades antimicrobianas que ayudan a prevenir y tratar la gripe estomacal que podría ser la causa del malestar.

 

Para preparar el té debés añadir una cucharada de semillas de hinojo machacadas en una taza de agua hirviendo y dejar en infusión durante 10 minutos. Colá y bebé 1 vez o 2 veces al día, mientras el malestar persista. El té de hinojo alivia las náuseas. Al igual que con la menta, masticar una cucharadita de semillas de hinojo también ayuda a combatir el problema.

Canela

Las rama de canela son altamente efectivos para reducir y hasta eliminar la sensación que producen las náuseas. Si la causa es la indigestión, la canela resultará muy eficaz.

Para combatir las ganas de vomitar es recomendable tomar media cucharadita de canela en polvo y hervirla en 1 taza de agua. Bebé cuando esté a temperatura tibia. Podés añadir media cucharadita de azúcar.

comino2

Comino

Este condimento estimula la secreción de enzimas pancreáticas, por esto es útil para combatir la sensación de náuseas causada por problemas digestivos. Tiene una preparación muy sencilla. Solo debés mezclar media cucharadita de semillas de comino en agua caliente, espera que se enfríe un poco y beberla.

Otra forma de obtener los beneficios del comino es mezclar una cucharadita de semillas de comino con una pizca de nuez moscada en una taza de agua hirviendo y dejar reposar durante unos minutos. Cuando esté tibia, procedé a colarla y consumir el líquido.

 

También podés mezclar un poco de comino en polvo y cardamomo en polvo con una cucharadita de miel y tomarlo con calma.

Aspectos a tener en cuenta

Para cualquier malestar, la mejor cura es la prevención. Por ello, debés considerar dejar de consumir algunos alimentos y bebidas con mucha frecuencia si observas que estos te producen ganas de vomitar. Por otra parte, podés adoptar las siguientes medidas:

  • Si las ganas de vomitar son más frecuentes por la mañana, comé lentamente y en poca cantidad. También es recomendable que reposes durante al menos 10 o 15 minutos después de la ingesta.
  • Comé alimentos que contengan hidratos de carbono, como galletas saladas o tostadas de pan.
  • Disfrutá de los alimentos a temperatura ambiente. Ya que las temperaturas extremas suelen aumentar las ganas de vomitar.
  • Evitá beber líquidos en abundancia durante las comidas. Es preferible que bebas antes o después de ingerir los alimentos.
  • Evitá las bebidas con gas, alcohol o cafeína, así como también los jugos que sean excesivamente ácidos.
  • Bebé agua, en sorbos pequeños.
  • Bebé agua a temperatura ambiente cuando tengas ganas de vomitar para estabilizar el estómago.

Fuente: Mejor con salud