Los profesionales aseguran que, si les aumentan el sueldo a ellos, todo el sistema de salud sufre

art

Cientos de profesionales de la salud canadienses protestaron contra sus propios aumentos salariales, indignados por la injusticia que representa que a ellos les aumentan el sueldo mientras que las enfermeras y el resto de los trabajadores “se enfrentan a condiciones laborales muy difíciles”.

Según denuncian, los pacientes sufren por falta de acceso a los servicios necesarios “debido a los recortes drásticos en los últimos años y la centralización del poder en el Ministerio de Salud”.

 

“Nosotros, los médicos de Quebec que creemos en un sistema público sólido, nos oponemos a los recientes aumentos salariales negociados por nuestras federaciones médicas”, dice el comunicado que firmaron más de 500 médicos y 150 estudiantes de medicina canadienses.

“Creemos que hay una forma de redistribuir los recursos del sistema de salud de Quebec para promover la salud de la población y satisfacer las necesidades de los pacientes sin presionar a los trabajadores hasta el final”, concluye el comunicado.