El sujeto, de 26 años, fue detenido e imputado luego de protagonizar un violento hecho en una vivienda de barrio 200 Viviendas de Orán, donde intentó abusar sexualmente de una mujer y su pequeña hija. Fue reducido por el esposo de la víctima.

Javier Alejandro Salas, oriundo de la provincia de Santa Cruz y con revista en Gendarmería Nacional, fue imputado por los delitos de tentativa de abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de arma en perjuicio de una mujer y su hija de 5 años y por el delito de amenazas con arma en concurso real tras un hecho ocurrido la madrugada del domingo pasado.

Ocurrió en el barrio 200 Viviendas de la ciudad de Orán, cuando un hombre salió a buscar a su hijo adolescente de una fiesta y dejó la puerta sin llave. En el interior permanecía su esposa y su hija de 5 años durmiendo.

En determinado momento, la mujer despertó ante la presencia de un hombre desconocido en el dormitorio, que portaba un arma de fuego y que le exigía que se quitara la ropa y que hiciera lo mismo con la menor. Ante la negativa, le apuntó a la cabeza y gatilló varias veces sin que se produjeran los disparos.

Cuando regresó su marido, intentó reducirlo y mantuvieron un forcejeo, hasta que logró desarmarlo, no sin antes ser apuntado, gatillado varias veces y amenazado. “Soltame, soy gendarme, ya van a ver…” repetía el osado intruso.

Según señalaron las víctimas, Salas aparentaba estar en estado de ebriedad.