candidata-formosa-750x423

Se trata de Gabriela Soto, quien se presenta como candidata a concejala de esa provincia por Cambiemos

martes 11 de junio de 2019 –

En tiempo de elecciones, cuando faltan propuestas y sobran expectativas, algunos candidatos terminan apelando a conductas desleales como intentar “comprar” votos con regalos. Tal es el caso de la candidata formoseña a concejal por Cambiemos, Gabriela Soto, quien intenta captar el voto femenino regalando bombachas.

Soto, del Frente Amplio Formoseño, se paseó por la peatonal de la ciudad repartiendo bolsitas con su foto, su nombre y la inscripción “De mujer a mujer”. Adentro de las bolsitas había bombachas de encaje blanco.

Al ser consultada sobre esta peculiar ocurrencia, Soto explicó: “Hace 4 meses, cuando estábamos juntando donaciones para entregar a los inundados de la ciudad con la campaña de la Red Solidaria, un empresario nos facilitó unas bolsas con prendas íntimas de mujeres. Entendimos que no era lo necesario para entregar a los damnificados y como era para la gente, decidimos regalar y homenajear a las damas en este período. Lo hicimos con la intención de halagar y entregar un presente. Por suerte lo reciben con mucha alegría“.

Sin embargo, su versión no cayó nada bien y fue defenestrada no solo por sus competidoras sino también por los usuarios de las redes sociales y hasta por integrantes de su mismo espacio.

La participación política de la Mujer es cosa seria. La mayor incorporación de mujeres en la política ha mejorado cualitativamente la democracia y más del 80% de los proyectos que tienen que ver con temas de género, salud, niñez e infancia, cuestiones sociales han sido presentados por legisladoras mujeres. Siempre me alegro de ver mujeres en las listas, de todos los partidos porque espero que trabajemos juntas estas temáticas sin distinción de colores políticos, sino de manera transversal”, remarcó la concejal Celeste Díaz Ruiz.

“Hoy veo que una mujer candidata y encima de mi partido reparte bombachas. Siento una vergüenza muy grande. Como mujer militante espero más de las mujeres”, agregó Díaz Ruiz.

Por su parte, Soto trató de defenderse de su detractores y agregó: “El que asocia a la bombacha con algo sexual, obsceno y perverso no entendió nada. Las recibimos como una donación y sólo queríamos que terminaran en la gente”.