Hoy a las 22 arranca la última temporada de la historia con la que HBO marcó un hito en la épica fantástica para la pantalla chica

domingo 14 de abril de 2019 –
7:50 am

La serie Game of Thrones es un fenómeno que excede lo televisivo. Entre otras implicancias a partir de su estreno, hay que tener en cuenta el impacto cultural, el trabajo de guion que sostiene su narrativa y el detalle y nivel de su producción.

Pero otra manera de apreciar el fenómeno es tener en cuenta las cifras en torno a su universo. Estas son algunas de las marcas que viene rompiendo la serie.

Premios

La serie lleva cosechados 47 Emmys de la Academia de la Televisión de Estados Unidos en sus primeras siete temporadas. Se trata de un récord para una serie dramática.

Además, 239 galardones en total suma hasta el momento contando distinciones y reconocimientos, lo que la convierte en una de las más premiadas de la historia de la TV estadounidense.

Espectadores

Se calcula que un promedio de 10,2 millones de espectadores fueron los que miraron los siete episodios de su séptima temporada, un gran salto desde los humildes 2,5 millones de la primera entrega en 2011.

Cuando se añaden los datos de espectadores por fuera de la TV lineal (plataformas de streaming, por ejemplo) el número crece a más de 32 millones. Sus ratings suben año a año y se espera que la octava sea aún más popular.

Además, el capítulo final de la séptima temporada alcanzó los 12 millones de televidentes medidos sólo en Estados Unidos. Cifra récord para un canal de cable pago y la envidia de las muchas señales de aire.

Pero también hay que tener en cuenta las “vistas informales”, puesto que se estiman en 1.000 millones las descargas ilegales que tiene la serie. No es sólo una de las más vistas, sino la más pirateada. El episodio final de la séptima temporada se vio ilegalmente 143 millones de veces.

Costos

15 millones de dólares en promedio costó cada uno de los últimos seis episodios emitidos hasta ahora. Con la producción de su octava y última temporada, Game of Thrones se convirtió en la serie con el presupuesto más alto por episodio de la historia de la TV, según diversos medios especializados.

500.000 dólares cobran por episodio los miembros principales del elenco: Kit Harington, Emilia Clarke, Lena Headey, Nikolaj Coster-Waldau y Peter Dinklage.

1.000 millones de dólares por año gana HBO gracias a la serie, reportan medios de finanzas norteamericanos. La inversión es grande, pero las ganancias lo valen.

Más 200 millones de tweets fueron escritos sobre la serie desde su primer episodio allá por abril de 2011, de acuerdo al estudio de una consultora. Sólo un dato de los muchos que revelan cómo Game of Thrones comienza en la TV pero sigue en la conversación de sus fans.