¿Figurita repetida? La modelo no tiene ganas de vivir lo mismo que pasó con su ex pareja.
La separación de Marcelo Tinelli y Guillermina Valdes generó una revolución en el mundo del espectáculo. Los dos contaron poco pero coincidieron en el amor que se tienen y realizaron un descargo en sus perfiles  en las redes sociales. A pesar de hablar bien del otro, todavía no se conocen todos los detalles de la ruptura. Con el paso de los días se va reconstruyendo la historia y porqué tomaron la decisión.

“Marcelo tiene muchos viajes y reuniones, y quería que siempre Guillermina lo acompañara en todo. Pero ella no quería repetir la historia de ser ama de casa y postergar su carrera, como hizo con Sebastián Ortega”, comentó Fabián Paz, socio de la modelo.

Además agregó que “el tema venía medio mal desde hace tiempo y siempre por el mismo asunto: sus agendas eran incompatibles”.

“Cuando surgió la posibilidad de abrir su propia marca de zapatos, Valdez, Marcelo la apoyó aunque, para ser sinceros, nunca estuvo del todo convencido. Las hijas de él -Micaela y Candelaria- también la ayudaron mucho, pero si le daban a elegir, Marcelo prefería que ella no se metiera en ese emprendimiento”, reveló sobre el proyecto que lleva adelante con la modelo.

“Por otro lado, cuando Guillermina le contó a Marcelo que había recibido la propuesta de hacer teatro, él no estuvo de acuerdo con que aceptara. De hecho, quería que lo acompañara a este viaje que está haciendo en Europa ahora, pero le dijo que no porque tenía que ensayar y faltaba menos de un mes para el estreno. Ese fue el detonante, la obra de teatro los terminó de separar”, refiriéndose a “Sexo con extraños”, obra que va a protagonizar junto a Gastón Soffritti.

Confesó en Rating Cero que la mamá de Valdes no la está pasando bien. “Quiere mucho a Marcelo y le encantaba la familia que hacían”. “El amor entre ellos está intacto”, concluyó Paz.

f: DV