poner-extensiones-1024x671-750x450

Todo lo que tenés que tener en cuenta si querés aumentar tu melena

sábado 25 de mayo de 2019 –

 

Las extensiones son la solución si estás buscando una melena larga y con volumen y no te crece de forma natural. Antes que nada, deberías tener en cuenta algunas cuestiones: qué tipos hay, cuáles te convienen, que riesgos tienen y cómo cuidarlas.

Tipos de extensiones según las técnicas de colocación

Antes de tomar la decisión de ponerte extensiones, es importante que conozcas qué tipos hay. Así podrás decidir cuáles se adaptan mejor a tu tipo de pelo y a tu ritmo de vida.

– De queratina: una de las ventajas es su naturalidad. Si se colocan correctamente, es difícil diferenciarlas del pelo porque la queratina se fusiona con él. Hay que retocarlas cada 2 o 3 meses por el crecimiento del cabello, pero pueden durar hasta 8 meses si se cuidan correctamente.

– De pelo adhesivas: son unas de las más utilizadas, pero están especialmente indicadas para cabellos de base lisa y no rizada. Se colocan mechón a mechón retirando el adhesivo y pasando la plancha sobre él para que queden bien pegadas. Es importante acudir a la peluquería para retocarlas cada 2 o 3 meses para compensar el crecimiento del pelo.

– De clip: también son muy populares por ser las más prácticas. Podés ponértelas vos misma, pero es necesario tener un largo mínimo del cabello hasta los hombros para que no se noten.

– De nudo: son las menos conocidas porque el proceso de puesta es bastante laborioso y son más caras. Se sujetan con un hilo elástico, se enrollan y se anudan a los mechones. A pesar de que no son tan prácticas, proporcionan una melena muy natural y no generan molestias.

 

Cómo cuidarlas

Cepillado: lo ideal es que los hagas a diario por la mañana y por la noche para evitar enredos. Hacerlo de forma suave y preferiblemente con un cepillo especial.

Lavado: debe ser suave y sin frotar demasiado. Aplicá siempre acondicionador y tras enjugar es importante que se sequen completamente con secador o al aire libre.

Hidratación: aparte del acondicionador, aplicá mascarilla una vez a la semana para que no tengan un aspecto seco.

Mantenimiento profesional: acudí a la peluquería una vez al mes para hacer un lavado en profundidad y revisar su estado. Además, cada 2 o 3 meses será necesario recolocarlas.

Qué riesgos hay

La preocupación es que los mechones añadidos asfixien tu pelo natural como si fuera un parásito. Cuanto menos oxígeno llegue a tu pelo, más frágil será y más se dañará, así que es preferible que no abuses de ellas.

Una vez te hayas quitado las extensiones, notarás que tu pelo está algo dañado, nada que no se pueda arreglar con el uso de mascarilla o la visita a la peluquería.

Fuente: En Femenino