Esta mujer perdió más de 180 kg en solo dos años y hoy luce increíble

Amber Rachdi, una jóven de 24 años, llegó a pesar casi 300 kilos y después de un año de sudor y lágrimas logró una transformación completa de la cual se siente orgullosa y con la que desea inspirar a otros a alcanzar los mismos cambios en su vidas

Buscar consuelo o alivio en las comidas es un hábito que se ha normalizado. En películas y series vemos a los personajes principales ahogar sus penas en helados y comida rápida. Estos son algunos de los “pecados” en los que las personas suelen caer hoy en día, y que causan graves problemas de salud y de imagen.

Sin embargo, nunca es demasiado tarde para hacer un cambio en el estilo de vida y hacer lo mejor para sentirse saludable. Una vez que se alcanzan los resultados deseados, todo esfuerzo habrá valido la pena.

Amber Rachdi, una joven de 24 años de edad, tenía una relación tóxica con la comida, que parecía dominarla completamente. Su sobrepeso la llevó a depender de la ayuda de alguien más hasta para movilizarse.

Preocupada, la joven creyó que su que su vida acabaría pronto y de forma dolorosa, decidió hacer un cambio. Determinada a bajar de peso no solo para lucir bien, sino también para sentirse mejor, Amber decidió controlar su ansiedad, parar con los excesos de comida y averiguar qué podía hacer para mejorar.

Su novio la acompañó en el proceso. Sin embargo, su condición no les permitía compartir la cama, ni mantener relaciones sexuales.

Fue así como Amber decidió dejar sus malos hábitos y se inscribió en el programa “My 600 Pounds Life” (“Mi vida de 600 libras”). Para poder bajar de peso, su mejor alternativa era colocarse una banda gástrica.

Con la intención de consultarle al mejor especialista, la joven debería viajar unas cuantas horas en avión. Para su sorpresa, al ser tan grande, la aerolínea le transmitió que debía pagar dos asientos, hecho que la afectó considerablemente.

Tras su visita médica, el doctor le puso una condición: si ella lograba bajar al menos 10 kilos, él le haría la cirugía sin pretexto.

Pasado un tiempo, y aunque solo había logrado perder 8 kilos, el doctor aceptó hacerle la cirugía porque veía una gran fuerza de voluntad en su paciente.

Afortunadamente, el procedimiento fue todo un éxito y finalmente pudo moverse por sí misma. Por supuesto, al ser el cambio de peso tan drástico, quedó exceso de piel en todo su cuerpo. No obstante, Amber recibió una operación para retirar toda esa piel y luego de dos años de cuidado, esta chica llegó a pesar ¡85 kilos!

Comentar

Semanario Cronica del Noa Noticias de Salta y Argentina - Diario Semanal de Noticias de Salta - www.cronicadelnoa.com.ar