La Casa Rosada confirmó que el mandatario y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, estarán por la mañana en la inauguración del primer tramo de una planta de efluentes cloacales en la capital

En la Casa Rosada hablan, no sin ironía, de “expedición a territorio enemigo”. Lo cierto es que, con la relación entre ambas administraciones en su peor momento, el presidente Mauricio Macri visitará hoy San Luis, la provincia que manejan desde 1983 el gobernador Alberto Rodríguez Saá y su hermano Adolfo, senador y cinco veces mandatario provincial.

Según indica el diario La Nación, días después del notorio faltazo de funcionarios de Hacienda puntanos a la reunión convocada por el Gobierno para discutir una nueva ley de coparticipación federal, la Casa Rosada confirmó que Macri y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, estarán por la mañana en la inauguración del primer tramo de una planta de efluentes cloacales en la capital de San Luis, donde gobierna el kirchnerismo.

Según fuentes del Gobierno, Rodríguez Saá fue invitado, al igual que el intendente local, Enrique Ponce. Sin dejar de prestar atención a la política, estarán en el acto el ex gobernador Claudio Poggi (ex aliado y hoy opositor al oficialismo puntano) y el diputado radical José Riccardo, cabezas de espacios que negocian un frente común para las elecciones legislativas de este año.

Aún antes de la confirmación oficial fuentes del oficialismo puntano dieron cuenta de la visita presidencial en el Diario de la República, propiedad de la familia gobernante.

“Visita de Macri: piden colaboración al gobierno provincial”, rezaba el artículo, en el que se daba cuenta de un llamado de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, al secretario general de la gobernación, Alberto Rodríguez Saá (hijo del gobernador), a fin de coordinar en reserva el operativo de seguridad del Presidente.

Sorprendidos por la difusión de la información, en la Casa Rosada nadie pudo confirmar hasta anoche si el gobernador participará del acto en la primera visita de Macri a tierras puntanas, aunque los antecedentes no son los mejores: Rodríguez Saá viene sosteniendo una política de oposición frontal al Gobierno que difícilmente se modifique con la visita, originariamente prevista sólo para Frigerio y que se fue postergando con el correr de las semanas.

Hace tres semanas, Rodríguez Saá fue recibido por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, a quien le reclamó la deuda pendiente con la provincia y hasta le pidió la libertad de la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala.

F:NEXOFIN