Según el Copaipa, en octubre de 2013 el m2 de construcción costaba $4.844,41. En mayo el m2 salía $5,872.66. Dicen que no se consiguen terrenos por $150.000 que estén escriturados y que tengan servicios.

El déficit habitacional es un problema estructural en la provincia de Salta. Los altos costos de la construcción empujados por la inflación hacen que los precios se disparen. Los materiales se volvieron casi inaccesibles para los compradores. Además existe una escasez de terrenos para edificar, que fue impulsada por la alta demanda que generó el plan de viviendas nacional Procrear.

Las familias sin terreno ven cada vez más lejano el sueño de la casa propia. Una de las herramientas que tiene el Gobierno nacional para atacar la crisis habitacional es el programa de crédito Procrear. Nació para combatir esta angustiante situación, pero parece que no es suficiente.

Inflación: un condicionante

En Salta existen 2.400 familias que, en octubre de 2013, salieron sorteados en la línea Terreno y Construcción, pero que aún no pueden comenzar sus obras. Sufrieron la falta de terreno y el aumento de los materiales de la construcción. Si bien los montos del Procrear fueron actualizados, la alta inflación que sufre el país ya licuó gran parte del monto otorgado. Según el Consejo Profesional de Agrimensores, Ingenieros y Profesiones Afines de la Provincia de Salta (Copaipa), en octubre de 2013, el m2 de construcción costaba $4.844,41. Según este organismo, en mayo de 2014 (últimos datos), el m2 salía $5,872.66. Es decir un 25% más caro.

Según esos datos, si tenemos en cuenta los modelos de casas presentados por el plan Procrear, una vivienda de dos plantas, con tres dormitorios y de 93 m2, en octubre de 2013 costaba $450.530. Esa misma casa, en mayo de 2014, valía $546.157. En tan solo siete meses, los salteños tuvieron que pagar casi $100.000 más para poder finalizar la misma casa. Si tenemos en cuenta que el tope del monto que se asigna al préstamo es de $520.000, incluido el terreno, al beneficiario no le alcanzaría para terminar la construcción. Si bien existe la posibilidad de que el beneficiario aumente de su bolsillo el monto máximo para construir hasta $645.000, aun así, no podría construir y comprar terreno.

Lo que tendría que gastar un salteños para construir y comprar el terreno, ronda por los menos los $700.000. Esto representa un excedente de $51.157 con respecto al monto máximo previsto, según el valor del m2 informado por Copaipa en mayo de este año.

No hay terrenos

En Salta, comprar un terreno con el monto asignado por el crédito Procrear, es la principal obstáculo que encuentran los 2.400 beneficiados.

En la provincia, los valores de los terrenos aptos para construir están muy por encima del tope que el Banco Hipotecario asignó a los beneficiarios de crédito de Procrear.

Este escenario complica a los adjudicatarios del plan. Tienen serias dificultades para conseguir lotes por $150.000, que es el monto máximo asignado por el banco para la compra. Según expresaron los beneficiados del programa consultados por El Tribuno, ese valor es bajo para adquirir un terreno que esté escriturado y que tenga servicios.

Procrear Salta Unidos por un sueño

Cientos de beneficiarios salteños crearon un grupo llamado Procrear Salta Unidos. La idea es coordinar esfuerzos y tratar de encontrar una solución al problema habitacional. Se trata de más de 200 familias salteñas que atraviesan la misma situación. El vocero del grupo, Cristian Cantero, contó cuál es la situación que atraviesan esas familias. “Desde octubre hasta ahora muy poca gente pudo conseguir terreno. Creo que solo fueron alrededor de 10 personas”, agregó Cantero.

El decreto provincial

Desde que el Gobierno de Salta firmó el nuevo decreto provincial 1.452/14, la esperanza de estos salteños volvió a crecer. Según Cantero, gracias a esa medida ya se acordaron los precios de terrenos a $150.000 en dos loteos. “Acordaron con la Unidad Coordinadora la Mutual 26 de Marzo, que va a vender 32 lotes y el loteo de San Fernando, que puso a disposición 70 lotes. El jueves pasado entraron 6 loteos más. “La semana que viene vamos a ver que pasa con estas inmobiliarias nuevas que ingresaron.Todavía no hay nada seguro, pero esto es un avance”, finalizó Canteros. Los loteos son: Mollar I, Mollar II , Robles, Río Ancho, Libertad y Palo Marcado.

Fuente: Martín Rodríguez – El Tribuno