Marcelo y Damián Mindlin, Gustavo Mariani y Ricardo Torres compraron la constructora del primo de Macri

2324318h765

Ángelo Calcaterra tuvo una razón excluyente para vender su empresa: ser primo del presidente Mauricio Macri. Tanto que si el mandamás de la Casa Rosada fuera Daniel Scioli o Sergio Massa, sería un conspicuo constructor. Fue una decisión que tomó ni bien asumió su primo y percibió que le costaría mantenerse como dueño de Iecsa, la constructora que ayer vendió a cuatro socios argentinos, entre ellos, Marcelo y Damián Mindlin.

“Había varios que me decían que podía seguir con la empresa, pero la verdad es que iba a resultar muy complicado”, dijo poco después de haber saludado y partido de las que fueran sus oficinas en Puerto Madero.

La operación fue encargada hace casi un año al banco de inversión Lazard, que inició el proceso. Cinco empresas se anotaron de entrada y luego quedaron tres compañías chinas. Pero, de a poco, dos de ellas perdieron interés. En septiembre pasado apareció un grupo integrado por cuatro de los principales accionistas del holding energético Pampa Energía. Se trataba de los hermanos Marcelo y Damián Mindlin, Gustavo Mariani y Ricardo Torres.

 

Desde entonces fue un cabeza a cabeza entre el poderoso grupo China Railway Engineering Corporation (CREC) y los ejecutivos argentinos que, finalmente, se quedaron con la compañía.

“La empresa, que a partir de los próximos cambios societarios pasará a llamarse Sociedad Argentina de Construcción y Desarrollo Estratégico (Sacde), será presidida por Damián Mindlin, quien también asumirá el rol de CEO. En la reorganización del equipo de ejecutivos fue designado como nuevo CFO Raúl Warat, quien hasta ahora se desempeñaba en el grupo comprador”, comunicó la empresa en una nota de prensa.

Calcaterra se desprendió así de todos los activos que conformaban el grupo Obras, Desarrollos y Servicios (ODS), entre los que se cuentan, además de la constructora Iecsa, la desarrolladora inmobiliaria Creaurban, Fidus SGR Servicios Financieros, las concesiones viales y la minera Geometales, entre otras. “Luego de meses de negociación, se arribó a un acuerdo de venta con el empresario Marcelo Mindlin, transacción que incluye la totalidad del paquete accionario de las empresas que integran el holding”, comunicó Calcaterra.

El empresario ratificó que firmó una cláusula de no competencia en la construcción y dijo que va a volver al desarrollo inmobiliario. “Es lo que sé hacer desde que me recibí de arquitecto”, dijo. Además, se excusó cuando se le preguntó sobre el monto de la operación. “Es confidencial”.

 

Proyectos varios

Iecsa es una de las contratistas de obra civil más grande de la Argentina. Entre otros proyectos, construyó la autopista Rosario – Córdoba y en materia energética, entre muchas obras, construyó redes de alta tensión y la central de ciclo combinado en Brigadier López, en UTE con Isolux.

A principio de año, ganó un tramo en la licitación del Paseo del Bajo, la autopista de tránsito pesado que se construirá por la zona de Puerto Madero. El año pasado, la decisión del Gobierno de poner en marcha el soterramiento del tren Sarmiento, después de estar paralizada durante años, volvió a poner en primer plano la relación familiar.

La historia del soterramiento signó gran parte de la opinión pública sobre el asunto. Pese a haber sido adjudicada por la ex presidente Cristina Kichner a un consorcio que lideraban Iecsa y la brasileña Odebrecht, la obra quedó paralizada por falta de fondos y fue este Gobierno el que la volvió a poner en marcha. La compañía que ahora cambió de manos es la dueña del 26% del consorcio.

 

Los compradores, además de la gestión de los activos que tiene la compañía, ya tienen planes para la nueva joya de los socios del grupo Pampa Energía. Hace pocas semanas, anunciaron un desarrollo inmobiliario en Barrio Parque, en un predio que compraron al Banco Santander, donde invertirán alrededor de 100 millones de dólares. Se trata de un terreno que está entre el Paseo Alcorta y el museo Malba, una de las zonas más caras de la ciudad de Buenos Aires.

“Sumar una empresa constructora líder consolidará y fortalecerá las posibilidades de desarrollo de nuestro grupo, como ha sucedido con otros grandes y emblemáticos holdings económicos argentinos, como por ejemplo en el pasado fue la ex SADE, del grupo Pérez Companc”, dijo Mindlin.

f:Nexofin