Aunque está detenido por la causa Los Sauces, también se encuentra imputado en la causa de los cuadernos de las coimas

martes 5 de febrero de 2019 –
7:07 pm

El contador de la familia Kirchner y socio de Daniel Muñoz, Víctor Manzanares, fue trasladado desde el penal de Marcos Paz a los tribunales de Comodoro Py en busca de ser aceptado como arrepentido.

Se trata del hombre que, detenido por haber realizado maniobras de entorpecimiento sobre las cuentas inhibidas de la firma Los Sauces, confesó haber alterado los libros contables de las firmas hoteleras de la familia Kirchner, y que, según dijo, respondía a “las órdenes de Cristina”.

Manzanares se negó a declarar como arrepentido y aportar información luego de que el empresario marplatense arrepentido y presunto testaferro de Muñoz, Sergio Todisco, lo mencionara como uno de los que participó de la venta de propiedades de Muñoz en Estados Unidos.

Pero en diciembre cambió de parecer y buscó acogerse al régimen del arrepentido, pero no tuvo éxito. “Faltaba información”, le dijeron.

Su abogado defensor, Roberto Herrera, caminó los pasillos de Comodoro Py durante las últimas semanas, atento a conocer qué había declarado Carolina Pochetti, la viuda de Daniel Muñoz, que se convirtió en arrepentida después de declarar frente a los fiscales Rívolo y Stornelli y de ampliar el contenido de sus dichos frente al juez Bonadio. No logró acceder a la declaración, que se mantiene estrictamente reservada, pero de todas formas asesoró a su defendido para que declarase como arrepentido.