12 de septiembre de 2018 02:18

Un bife puede estar de costo para los comercios que lo quieran vender cerca de 400 pesos. En julio anunciaron su llegada al país con un dólar a menos de 25 pesos.

En julio se anunció un acuerdo bilateral de comercio de carne vacuna con Japón por el que la Argentina se aprestaba para recibir la exclusiva wagyu. El primer paso era introducir el producto en restaurantes y hoteles del país. La suba del dólar trabó su importación y el desembarco de esta carne marmolada en los platos argentinos es una incógnita.

Según Ámbito Financiero, ingresaron al país 81 kilos de carne wagyu. Fueron usados para la presentación del producto, realizada el 26 de julio. En ese entonces, el dólar cotizaba $24.40. Con la devaluación de agosto, la moneda estadounidense superó los $38 y cambió el panorama.

“Tenemos que rearmar la demanda y hay que hacer un reacomodamiento de precios. El problema de la carne wagyu es que su elevado precio está en dólares y quedó por las nubes. Otra cuestión es que se debe importar en partidas pequeñas, apenas superiores a los 100 kilos. Si por cualquier motivo se demora la entrega del producto, las pérdidas que eso conlleva se hacen más difíciles de solventar”, contaron a ese diario desde IFISA, la empresa encargada de la importación de la carne.

Tanto desde la sucursal local de la Japan External Trade Organization (JETRO), quien fue la encargada de organizar el evento de lanzamiento, como desde la ahora Secretaría de Agroindustria, comentaron que no realizan un seguimiento de la situación. “Una vez abiertos los mercados, comienza el comercio entre privados”, respondieron desde el ex ministerio a cargo de Luis Miguel Etchevehere.

La próxima semana habrá reuniones en las que se buscará llegar a una solución al problema generado por la escalada del dólar.

“El valor que tenía en pesos hace un mes es muy distinto al que puedo tener hoy. La única forma de manejar esto es cotizarla en dólares y cobrar en esa moneda. Un corte de paleta va a estar entre u$s 80 y u$s 90 el kilo para los restaurantes”, subrayaron desde IFISA.

Especialistas sostienen que el wagyu es diferente a la carne argentina pors las estrictas condiciones de calidad en la que se cría y produce.