Las mesas de cambio confirmaron ayer al diario Ámbito Financiero que el Banco Central rechazó casi todas las compras de dólares que se pretendieron hacer en el mercado por importaciones de empresas.

El Gobierno racionó aún más los dólares para empresas en un escenario de default que ya se descuenta con menor oferta de divisas; y que aumenta, por esto, las expectativas de devaluación. Lo hace también, desde hace ya algunos días, sobre los dólares que piden comprar los ahorristas con la autorización de la AFIP.

Desde el Banco Central reconocieron que resolvieron ayer “diferir algunas operaciones” en el mercado cambiario para grandes importadores, pero que “en ningún caso se impidió hacer compras por bajos montos, destinadas a pymes, por lo que hubo operaciones”. El endurecimiento del cepo cambiario empieza a ser crítico también para algunas grandes automotrices, que ya se ven forzadas a cortar lazos con proveedores por la demora en las autorizaciones de importaciones oficiales.