De acuerdo a la última encuesta nacional de Management & Fit, el 67,5 por ciento de los argentinos desaprueba cómo está llevando el gobierno la Presidenta, que logra sólo un 25 por ciento de aprobación.

La tendencia negativa para Cristina se inició después de la derrota electoral, cuando su ausencia forzada de la escena pública tras su operación por un hematoma cerebral se combinó con la aceleración de la inflación, las rebeliones policiales y saqueos en diversos puntos del país hacia fin de año, los cortes de luz, y finalmente la fuerte devaluación del peso.

En octubre del año pasado, cuando el oficialismo perdió la elecciones parlamentarias, la imagen de la gestión presidencial lucía equilibrada, con un 44,4 % que aprobaba la gestión de Cristina y un 46,5% que la veía de modo negativo. Desde entonces, las opiniones positivas cayeron casi 20 puntos porcentuales, mientras las negativas subieron otro tanto.

El cambio más grande se dio entre noviembre y diciembre de 2013, cuando las opiniones desfavorables saltaron del 47,8% al 58,4% y las favorables se derrumbaron del 42,4% al 30,6 %. Pero la caída no se detuvo. En el último mes, el porcentaje de quienes desaprueban la gestión presidencial creció otro punto respecto a los guarismos de enero, mientras cayeron otros dos quienes la ven con simpatía.

El descenso en la imagen de la Presidenta se da en paralelo con el crecimiento de la preocupación por la situación económica. Ante la pregunta “¿Cómo considera usted que estará su situación económica personal en los próximos meses?”, el 55,8% respondió que cree que estará peor y sólo el 12,6% confía en una mejora. Y cuando la consulta es sobre la situación económica general del país, el 67% cree que se deteriorará en los próximos meses.

F: ML