15-05-2018 El delincuente había colocado un dispositivo para clonar los plásticos. También filmaba cuando los usuarios ingresaban su contraseña. Consejos para no caer en esta sofisticada trampa

Un hombre de nacionalidad brasileña fue detenido acusado de haber instalado en un cajero automático del barrio porteño de Palermo un dispositivo para clonar tarjetas de débito y robar las claves.

El arresto fue concretado este domingo por agentes de la Policía de la Ciudad en un cajero de la red Banelco de un Banco Superville, ubicado en la esquina de Cerviño y República Árabe Siria.

Todo se inició cuando el propio personal de seguridad del banco advirtió en el monitoreo de las cámaras de seguridad que dos hombres en actitud sospechosamanipulaban uno de los cajeros.

Los oficiales observaron salir de una cafetería ubicada frente al banco a un hombre vestido de la misma manera que uno de los sospechosos descriptos por los operadores de las cámaras de seguridad de la sucursal.

Agentes de la comisaría N° 53 constataron que los “pescadores”, como se conoce a los ladrones dedicados a esta modalidad delictiva, habían instalado un lector propio en la ranura del cajero y un sistema de cámaras en el tablero para poder copiar las claves digitadas por los usuarios.

Cuando los policías dieron la voz de alto, el hombre salió corriendo pero fue alcanzado y detenido mientras corría por la calle República Árabe Siria, en dirección a la avenida Las Heras.

El sospechoso tenía entre sus pertenencias dos teléfonos celulares de alta gama, un juego de llaves, una bolsa con cuatro trozos de cinta roja y una chapa metálica de las mismas proporciones que una tarjeta de débito.

El comisionado general Carlos Rojas, jefe de la Dirección Prevención e Investigación de Delitos Tecnológicos de la Policía de la Ciudad, explicó a Télam que el acusado había instalado un doble dispositivo para robar los datos.

“Por un lado habían colocado el lector de bandas magnéticas, conocido como ‘skimmer‘, en la ranura de la boquilla donde se inserta la tarjeta en el cajero”, detalló el investigador.

Y agregó: “Pero además habían pegado con un falso marco metálico al borde superior del cajero, un dispositivo con dos cámaras, una que filmaba el teclado numérico donde se ingresa el PIN de la tarjeta y otra que apuntaba a la pantalla para grabar la segunda clave alfabética de tres letras que el sistema pide cuando se retira efectivo”.

El imputado quedó a disposición del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N° 58 y fue trasladado a tribunales para su indagatoria.

Claves y consejos para no caer en la trampa

1- Cuando opera en un cajero automático, cubra con una mano el teclado al ingresar el PIN. A pesar de que algunos aparatos tienen “orejas” para tapar los números, a veces las cámaras de los estafadores están colocadas por arriba.

2- Antes de usar un cajero automático, verifique que no tenga elementos adheridos a la boquilla de la tarjeta o en la parte superior de la pantalla. Si nota que la tarjeta entra con dificultad o por la mitad, diríjase a otro aparato sin ingresar el PIN.

3- Al realizar una compra, evite que el comerciante se lleve su tarjeta a un lugar donde no pueda verla. Manténgala a la vista en todo momento.

4- Revise sus consumos y movimientos a través del home banking con la mayor periodicidad posible.

5- Si va a viajar, notifíquelo al banco para ayudar a monitorear las transacciones de sus tarjetas durante el período en el que esté lejos de casa.

f:IProfesional