Una investigación del diario Perfil reveló que la familia Macri se vio favorecida en 48 millones de dólares tras quedarse con licitaciones de explotación de parques eólicos que luego vendió a otras compañías

Macri

El presidente, Mauricio Macri, quedó en el ojo de la tormenta luego de una investigación publicada este fin de semana por el diario Perfil, donde informaron sobre un beneficio millonario que le reportaron las licitaciones de parques eólicos a empresas del Grupo Macri.

Tras la publicación del artículo, los diputados del Frente para la Victoria (FpV) Rodolfo Tailhade y Martín Doñate presentaron una denuncia contra el presidente por los delitos de tráfico de influencias, negociaciones incompatibles y uso de información privilegiada. En la denuncia, que cayó en el juzgado de Marcelo Martínez de Giorgi, los diputados afirman que las presuntas maniobras le rindieron un beneficio de 48 millones de dólares.

 

La denuncia describe cómo las empresas del Grupo Macri creadas para la ocasión se quedaron con las licitaciones que la española Isolux Corsán (socia de Iecsa en varios emprendimientos en la Argentina) había obtenido en Chubut (Loma Blanca I, II, III, IV y la VI) y Buenos Aires (Miramar). Después, el Grupo Macri vendió cinco de estas licitaciones a la compañía china Goldwind y la restante a la nacional Genneia, lo que le reportó una ganancia millonaria a la familia presidencial.

 

La denuncia afirma que funcionarios del Gobierno Nacional favorecieron ilegalmente a las sociedades de la familia presidencial en la adquisición y venta de parques eólicos.

La periodista de Perfil Emilia Delfino publicó cómo el Grupo Macri ganó al menos 48 millones de dólares con las maniobras irregulares, que le permitieron comprar y luego vender a un precio superior los parques.

 

Los parques eólicos investigados son Loma Blanca I, II, III y IV, en Chubut, adquiridos a la española Isolux Corsán en octubre de 2016; y los parques Loma Blanca VI y Miramar, que Isolux Corsán obtuvo un mes después en el RenovAr 1.5 y que luego transfirió a sociedades vinculadas a la familia presidencial.

Cinco de esos parques fueron vendidos a la china Goldwind y el restante a la nacional Genneia, en una operación que les reportó una ganancia de al menos 48 millones de dólares.