El líder piquetero es considerado como uno de los vínculos entre el Gobierno de Irán y el kirchnerismo. La orden está firmada por el juez Claudio Bonadio

Luis2

El líder piquetero kirchnerista Luis D’Elía recibió esta mañana a una delegación policial en su casa de Isidro Casanova y en minutos correrá la misma suerte que Carlos Zannini esta madrugada: será detenido en el marco de la causa que investiga un presunto encubrimiento del atentado a la AMIA por el Pacto con Irán.

“Quieren la humillación”, llegó a decir D’Elía en su domicilio antes de reingresar a su casa con los efectivos enviados por el juez federal Claudio Bonadio.

El dirigente se había presentado en esta causa ante el juez, a mediados de octubre pasado. En esa oportunidad estuvo una hora y media ante Bonadio, no respondió preguntas y negó haber cometido “traición a la Patria o encubrimiento”.

 

D’Elía, ex funcionario de Néstor Kirchner, está señalado en la causa como uno de los hombres que actuó de enlace con el gobierno iraní, que lo invitó varias veces a viajar a ese país. Es lo que el fallecido Alberto Nisman denominó como “diplomacia paralela”, concepto que retomó el fiscal federal Gerardo Pollicita en su último dictamen, donde pidió la indagatoria a Cristina Kirchner y el resto de los sospechosos de encubrimiento de Irán en el atentado contra la AMIA.

 

El fiscal incluyó en la investigación el cruce de llamadas entrantes y salientes de los teléfonos de los acusados en la causa, entre los que se encontraba D’Elía y el referente de la comunidad iraní en el país, Jorge “Yussuf” Khalil, quien ayer negó haber sido un “enlace” y señaló desconocer el “Memorándum de Entendimiento”.