El periodista de Clarín evaluó el estado de la economía y el impacto sobre el empresariado y sus acciones del escándalo de coimas en la obra pública.

Daniel Fernández Canedo

“El sector empresario está en shock. Todos los bancos que le prestaban a estas empresas están revisando un poco y ven dónde quedan parados”.

“Es un efecto negativo que se ve en la caída de los bonos, en las acciones, en acciones de bancos”.

“Hay algo inédito que en denuncias de corrupción en Argentina aparecen empresarios declarando que reconocen algo que se hablaba hace mucho tiempo, que los habían presionado, tenían coimas. Ahora dicen para campaña política creo que en el fondo era para conseguir concesiones o algunos contratos que le permitiese mantener su empresa en funcionamiento”.

“El gobierno está con la idea de que la obra de infraestructura va a ser algo muy importante de ahora en más”.

“En Argentina las empresas que en el corto plazo van a poder participar en la Participación Público Privada (…), ahí el que va a ganar seguro es el que traiga financiamiento”.

“En el mundo las que vienen con financiamiento atado son las chinas”.

“Las empresas que ahora tienen funcionarios o ex funcionarios apresados, declarando o acusado, están revisando los manuales internos y cómo van a demostrarle a los bancos principalmente cómo la posibilidad de tener algún otro tipo de estas operaciones no está”.

“Albanesi cayó 17% en un día. La compañía está en energías renovables. Es una típica compañía familiar nacional y ahora se ve afectada muy fuerte”.

“Hay una política del Banco Central que está siendo más contractiva”.

“En algún momento va a haber algunos sectores que tengan problemas para trasladar precios”.

“En el tema de las prepagas está relacionado mucho a lo que son los gastos que la familia posterga… Es el último que llega a cortar”.

“El dólar quieto es el objetivo uno que tiene el Gobierno. Cuando hablas con gente cercana a Luis Caputo te dice que estabilizar es lo primero”.

“En algún momento tiene que bajar la tasa de interés. Con una tasa del 40% es muy difícil que las empresas y la actividad económica pueda tender a mejorar”.