Vecinos de La Puntana manifestaron su preocupación por las fallas presentadas en las defensas del río.

El norte provincial vuelve a sentir la preocupación de la llegada de la época estival. Hace un año Santa Victoria Este como muchas localidades de la zona fronteriza de Salta, quedaron bajo el agua por la crecida del Río Pilcomayo.

Estos lamentables sucesos no cambiaron la situación ya que sin haber vivido una crecida semejante el agua destruyó caminos y rutas.

El intendente de Santa Victoria Este, Moisés Balderrama, fue denunciado por miembros del Concejo Deliberante de esa localidad por recibir dinero para obras que no fueron realizadas en los diversos parajes de dicha localidad.

“Evidentemente no son defensas hecha con cimientos, ahora los vecinos de esta comunidad temen por sus vidas”, publicó en su cuenta de Facebook Néstor Fernández, un docente que realiza diversas tareas de asistencia en la zona.

Aún los habitantes de la zona no han superado la enorme cantidad de pérdidas producidas por las terribles inundaciones del año pasado y nuevamente la época de lluvias se presenta en el medio de la preocupación y el miedo.