Cuatro tips para darle un toque distinto a una de las comidas más adictivas


jueves 6 de diciembre de 2018 –
7:30 am

Si te encanta comer pizza, te invade un sentimiento de culpa al saber las calorías y grasas que aporta y te das maña para cocinar, podés pensar en opciones caseras ricas y saludables.

Cuatro consejos:

1. Hacer la masa casera

Hay que empezar por un hacer nosotros mismos una masa de pan para la base y que para prepararla empleemos harina de integral. Debemos mezclar media taza de agua con un poco de aceite de oliva y sal. En otro bol procedemos a hacer otra mezcla de harina integral con un poco de levadura de cerveza.

 

Después, iremos añadiendo la media taza de agua tibia a un poco de la mezcla de harina y la dejaremos reposar una media hora. Pasado ese tiempo será el momento de mezclar la masa fermentada con la harina y amasarlo todo. Tras dos horas de reposo ya podremos comenzar a trabajarla.

2. Ingredientes de calidad para su relleno

Una salsa de tomate casera elaborada con unos tomates maduros de producción ecológica serán infinitamente más sanos que la salsa de tomate industrial. Algo que también podemos aplicar al queso, el jamón o cualquiera de los ingredientes que desees añadirle.

 

3. Añadí verduras y hortalizas frescas

Optá por verduras y hortalizas frescas y de buena calidad para colocar en tu pizza y hornealas para que se mantenga su aroma y sabor, sin que queden secas o recocidas.

4. No te olvides de añadir algo de proteína

La pizza acepta todo tipo de carnes y pescados, siendo más recomendables las carnes blancas y los pescados blancos o mariscos como las gambas, langostinos, mejillones y pulpo.

Fuente: Biotrendies