Los miembros de la comunidad chané y criollos reclaman acciones sociales por parte de las empresas que trabajan en la región.

Luego de horas de tensión, los miembros de las comunidades chané y criollas de Campo Durán levantaron el corte que mantenían sobre la ruta provincial 54 y caminos alternativos. La decisión se tomó a las 16.30 de ayer luego que un total de 15 móviles policiales, entre ellos dos traffics repletas de efectivos de infantería y un carro hidrante fueran movilizados hacia la zona del conflicto. Las fuerzas se seguridad tenían la orden de proceder al desalojo de unas 300 personas que cortaban la ruta. La medida fue ordenada por el juez Nelson Aramayo pero no se concretó debido a la presencia del secretario de Seguridad provincial Carlos Oliver.

La medida de fuerza se levantó con la promesa de parte de representantes de las empresas que trabajan en la planta de compresión de gas de contratar a los vecinos de Campo Durán.

La protesta es contra la empresa Secco SA y otras contratistas que realizan el montaje de la planta de compresión de gas en cercanías del paraje El Algarrobal. Los lugareños reclaman puestos de trabajo y acciones de acción comunitaria como construcción de cocina en dos escuelas, instalación de gas natural, entre otras obras por parte de estas empresas.

Julio Palavecino, representante de los chané de Campo Durán precisó que “hemos visto una gran cantidad de policías que estaban listos para reprimir a la gente de estas comunidades. Después de la reunión con el secretario de Seguridad, se acordó participar de un nuevo encuentro con representantes de las empresas pero hasta el momento, la realidad es que no tenemos ninguna respuesta en concreto. Esperaremos esa reunión y según lo que consigamos como propuesta analizaremos qué medidas vamos a tomar. Pero lo real es que no nos vamos a quedar de brazos cruzados mientras ellos facturan millones de pesos. Por la tierra de nuestras comunidades ingresarán 20 millones de metros cúbicos de gas por día mientras en las escuelas no tenemos gas; la mayoría de los desocupados tenemos oficios como soldadores, amoladores pero no conseguimos que nos tengan en cuenta al momento de cubrir los puestos de trabajo”.

En el lugar de la protesta también se hizo presente el jefe de la unidad regional 4, comisario Fernando Camacho, para notificar a Julio Palavecino, León Saravia y otros cuatro referentes de las comunidades de Campo Durán de las órdenes de detención libradas por el juez Aramayo.

Negociaciones a largo plazo

Al corte de la ruta provincial 54 se había plegado agrupaciones de desocupados de Aguaray. En tanto, un grupo de piqueteros realizaron otro corte en la ruta nacional 34 en dirección a la salida norte de Tartagal.

Con respecto al reclamo de estos grupos, el secretario de Seguridad de la provincia anticipó en la zona que el próximo viernes funcionarios de diferentes áreas del gobierno se reunirán con todos ellos, incluidos desocupados de General Mosconi.

El encuentro será para analizar el tema de las obras provinciales por lo que estos grupos reclaman.

El corte de la ruta provincial 54 se inició el lunes a la mañana cuando unas 300 personas pertenecientes a las comunidades Chané, El Algarrobal, a las que se sumaron desocupados de Aguaray y de las comunidades guaraníticas Piquirenda y Tobantirenda se apostaron sobre la ruta que lleva al chaco salteño para protestar por fuentes de trabajo y acciones comunitarias.

Fuente: Cristina Carrazán – El Tribuno